Skip to content

Los secretos de la prosperidad

junio 21, 2017

Resultado de imagen para secretos sagrados paula

                                                            De venta en nuestra libreria.

 

 

REVERENDA LORI FLEMING

“Nunca obtendremos lo que queremos hasta que lo pidamos, creyendo que ya lo hemos recibido.”

Se supone que la vida sea abundante en todo aspecto, incluyendo nuestra espiritualidad, nuestras relaciones, nuestra salud y nuestras finanzas. ¿Qué es exactamente la prosperidad? ¿Es más amor, más cosas, más dinero? La prosperidad es más que dinero, es relaciones personales satisfacientes, satisfacción en nuestros empleos, es paz y serenidad, es una vida espiritual activa. Somos los cocreadores de nuestras vidas. Todo lo que creamos, lo hacemos primeramente concibiendo una idea, luego tomando los pasos necesarios para hacer la idea realidad.

Jesús nos enseno a pedir, buscar y tocar la puerta. En el libro: El poder de la intención, Wayne Dyer recomienda algo llamado “pensar desde el final”, un proceso en el que visualizamos lo que queremos, manteniendo una imagen en nuestra conciencia y haciendo lo necesario para que ocurra. Todo lo que podemos visualizar lo podemos materializar. El proceso creativo convierte la fantasía en realidad. La claridad es importante. En la mayoría de los casos, no somos específicos respecto a lo que queremos. ¿Qué pasaría si esperáramos que nuestro deseo se hiciera realidad igual que cuando ordenamos algo en línea o de un catálogo? Sabríamos que lo recibiríamos en la puerta de la casa en pocos días. Cuando creemos que sucederá, cuando ya lo vemos que es nuestro, éste se manifiesta. Algo útil también es escribir lo que queremos, o hacer un mapa del tesoro con fotos y texto. Podemos ponerlo donde esté bien visible diariamente y poner una fecha en la cual la meta debe ser lograda. Luego debemos sentir gratitud y bendecir la meta.

Antes de que algo que deseamos se manifieste, antes de lograr nuestra meta, “pretendemos hasta que lo logramos”. O podríamos decir: “Actua hasta que sea una realidad”. El universo comenzara a ajustarse a sí mismo para que eso suceda con facilidad y gracia. No tenemos que saber cómo  ocurrirá, solo necesitamos fe en lo invisible, lo nunca visto. Se nos mostrara todo lo que necesitamos hacer a lo largo  del camino. Podemos seguir esa intuición espiritual sentimientos y conocimientos. Ellos provienen de la Mente Universal de Dios, y nos guían a los resultados correctos y  perfectos. Usamos nuestra mente para acceder las ideas en la Mente Infinita según traemos las cosas a manifestación  con nuestro pensamiento. Buda dijo: “Todo lo que so es el resultado de lo que hemos pensado”. En Mateo 21:22 Jesús dice: “Todo lo que pidáis en oración, creyendo, lo recibiréis”. Nunca obtendremos lo que queremos hasta que lo pidamos, creyendo que ya lo hemos recibido.

 Podemos escoger conscientemente pasar un buen día. Podemos tener una buena experiencia cuando llevamos el auto al mecánico, afirmando que todo saldrá fácil, rápido y económico. Cuando nos apresuramos, sentimos temor, y esto atrae más prisa y apuro. Si decimos que no tenemos suficiente tiempo, estamos en lo cierto. Si decimos que tenemos suficiente tiempo para hacerlo todo pida y eficientemente, también estaremos en lo cierto.

Si deseamos un automóvil diferente, vamos a un concesionario de autos y probamos un auto nuevo. Si deseamos un nuevo sofá, vamos a un almacén de muebles, nos sentamos en un sofá nuevo, sentimos la tela o el cuero, y visualizamos como se verá en nuestro hogar. Si deseamos hacer un viaje, tomamos varios folletos de viaje y los colgamos donde podamos verlos todos los días. Podemos incluso añadir fotos nuestras. En nuestras mentes, sentimos como seria si estuviéramos en la playa, en Paris, o en un crucero. ¿Cuánto tiempo tardara en manifestarse? Tanto como nos tome llegar a creer que sucederá. Nada es tan grande que no pueda lograrse. No es más difícil manifestar algo grande que algo pequeño. Al universo no le cuesta mucho alinear todo lo necesario para satisfacer  nuestro deseo. El proceso es el mismo bien manifestemos una barra de chicle o una casa en la playa.

Para atraer la relación personal perfecta, primero podemos visualizar que somos la pareja perfecta. Podemos comenzar observando los momentos en que nuestra interacción con otros es buena y apreciar lo bien que nos sentimos con esa interacción. Podemos practicar sintiendo amor y compasión por todo y por todos, sintiendo agradecimiento por nuestros amigos. Podemos imaginar cómo luciría nuestra pareja perfecta, y cómo él o ella actuarían. Podemos incluso visualizar los detalles de un día que pasemos con esa persona, tal vez desayunando o caminando. Este tipo de visualización nos hace sentir alegre y llenos de vida. El tiempo se detiene. Luego crearemos en lo exterior lo que hemos creado en el interior.

Para atraer dinero, podemos poner nuestra atención en la riqueza, no en cuanto tenemos ahora. No podemos  atraer verdadera riqueza si estamos poniendo nuestra atención en carencia. Cuando “necesitamos” dinero, éste crea una necesidad mayor de dinero, no más dinero. Todo el dinero que necesitamos está disponible ahora mismo. No hay  carencia. El universo es abundante. Si no tenemos suficiente provisión es porque estamos bloqueándola con nuestros pensamientos negativos. Podemos comenzar observando estos pensamientos, y si son negativos, convertirlos en positivos.  Podemos pagar cuentas con gratitud, agradecer que la compañía de electricidad provee electricidad, luz y aire acondicionado. Podemos visualizar que recibimos cheques en el correo cada vez que revisamos el buzón. Luego, mantener un registro de cuanto más llega. Mientras más lo notamos y más agradecido estamos, más obtendremos. Si hacemos nuestro trabajo con un sentido de diversión, seremos prósperos. Mi amiga Sandy Roth una presenta. dora de talleres, escribió: “Haz tus valores y metas tan claros que tu trabajo sea solo un recordatorio de qué es lo que te gusta más respecto a ti mismo”. Tengo esto puesto en mi escritorio, donde puedo verlo a diario. Me criaron con la creencia de que hay que trabajar duro para obtener dinero y que el dinero no crece en los árboles. Ahora reemplazo esas creencias negativas con la afirmación de que la prosperidad esta fácilmente disponible para mí de muchas fuentes. Y así es. Utilizo afirmaciones tales como: “Soy un imán que atrae dinero… tengo más que suficiente cada día… el universo es abundante… y nunca me olvido de dar gracias.

Es ampliamente conocido que la gente más rica del planeta regala grandes cantidades de dinero. El universo responde a estos filántropo devolviéndoles enormes cantidades de dinero. Para conseguir dinero, primero debemos darlo. Cuando pensamos que no tenemos suficiente, ése es el momento de comenzar a dar. Podemos dar de nuestro tiempo,  Podemos dar de nuestro talento y energía. Podemos dar de  nuestros recursos financieros. Según demostramos fe al dar, el  universo responde equivalentemente. Hay que dar con amor y  gratitud, no con duda, temor o sacrificio. El dar con un corazón lleno de gratitud es uno de los imanes poderosos del  universo. Cuando irradiamos gozo interior y lo transmitimos  al universo, disfrutamos de verdadera abundancia.

Del libro “Secretos sagrados”

 

ORANDO “EN EL NOMBRE DE JESUS”

junio 19, 2017

 Muchas veces los predicadores nos dicen que debemos orar “en el nombre de Jesús”. Este dicho viene directamente de las palabras de Jesús: “En ese día ya no me van a   preguntar nada. Verdaderamente, verdaderamente, les digo que cualquier cosa que pidan de mi Padre en mi nombre, él se la dará a ustedes; hasta ahora no han pedido nada en mi nombre; pidan y recibirán para que su gozo sea completo”. Pero, ¿cuál es el secreto de orar “en el nombre de Jesús?” ¿Es solamente pronunciar el nombre “Jesús” después de cada oración?  Creo que no, porque el nombre de “Jesús” era un nombre muy común entre la gente de Palestina. Con tantos hombres que se llamaban “Jesús”, no había nada mágico en el nombre en particular. Entonces, ¿qué quería decir Jesús cuando les dijo a sus discípulos que oraran “en su nombre”? Orar verdaderamente “en su nombre?

Orar verdaderamente  “en su nombre” quiere decir orar con el mismo entendimiento acerca de Dios y acerca de la humanidad que tenía Jesús. La palabra aramea B´SHEMI (en mi nombre) quiere decir “según mi manera, mi método, mi técnica, o modo de hacer las cosas”, o más simple “con mi clase de entendimiento”. Jesús alentó a sus discípulos a orar al Padre “en su nombre” pero les quería decir orar de la manera que les enseñó.

 Por ejemplo, los hombres de ciencia han aprendido el secreto de partir el átomo (fisión del átomo) por medio del método o la fórmula del gran hombre de ciencia, el doctor Einstein. Pero esos hombres de ciencia no dicen al átomo: “en el nombre de Einstein, átomo pártete!” Y todavía, hay muchas personas bien intencionadas que usan el nombre de Jesús de esta manera, y esperan que algo mágico pase.  Meramente decir el nombre de Jesús no traerá los resultados deseados como tampoco mencionar el nombre de Einstein hará partir el átomo. La respuesta de orar “en el nombre de Jesús”, entonces, viene de saber y experimentar la misma conciencia que sintió Jesús:

que Dios es un Padre amoroso;

que Dios es la fuente de todo bien;

que un individuo recibe lo que espera y

 que un individuo puede esperar cosas buenas.

 Esta es la ecuación espiritual que Jesús nos reveló y enseñó. Vivir en esta clase de conciencia niega todo lo que no sea el bien.

PRACTICANDO LAS ENSENANZAS DE JESUS

 Jesús tomó a un grupo pequeño de jóvenes de Galilea y les enseñó los secretos de la oración y del reino de Dios. Por medio de esos jóvenes, Jesús cambió el curso del mundo. Él les reveló a ellos lo que quería decir ser “un hijo de Dios”. También les concedió una percepción espiritual y dones para ayudar a toda la humanidad y transformar el mundo. Las enseñanzas les dieron poder para vencer los problemas  creados por una conciencia ilimitada. Nosotros, también, podemos aprender a aplicar las enseñanzas de Jesús en nuestras vidas, y por este medio podemos vivir una vida más abundante. No hay nada complicado o difícil acerca del método de Jesús. Las enseñanzas de nuestro Señor son sencillas, pero algunas veces tropezamos en la simplicidad.

Jesús les enseñó a sus discípulos una manera nueva de orar porque sabía ciertas cosas que los discípulos no entendían. Sabía que los hombres no debían rogar e implorar a Dios para que El les diera las cosas buenas de esta vida, como si no lo hubiera hecho de otro modo. Sin duda, Jesús sabía que todo el bien en este universo ya era dado para el uso dela humanidad. También sabía que la capacidad de la humanidad para recibir el bien está  limitada sola mente por no aceptarlo ni reclamarlo. Otra vez Jesús nos dijo: “Si, por eso, ustedes quienes cometen errores, saben dar a sus hijos regalos buenos, cuánto más su Padre en los cielos les dará buenos regalos a los que se los pidan.

 Jesús abrió la puerta del reino de los cielos para todos, cuando nos dijo que el reino está “dentro de ustedes” o “entre ustedes” según el evangelio de San Lucas.  Esta expresión “entre ustedes” quiere decir que el reino está a su alcance pero hay que hacer algo para obtenerlo.

CALIDAD VERSUS CANTIDAD

Jesús sabía que el  espíritu del hombre y el espíritu de Dios tienen la misma esencia, porque entendía la revelación divina la cual declaró a la humanidad hecha a la imagen y semejanza misma de Dios. Esta esencia es la misma en “calidad” pero, por supuesto, no es la misma en “cantidad”. Por ejemplo, una chispa del fuego es la misma esencia o “calidad” que una llama grande o un infierno furioso aunque no la misma “cantidad”.

 Dios y el género humano, entonces, siendo de la misma esencia espiritual, son capaces de estar en comunión -el infinito con EL INFINITO. Es maravilloso darse cuenta de que toda la humanidad tiene el poder para capturar las ideas, la verdad y la guía de Dios. Eso equipa a la humanidad con todo lo que necesita para resolver los problemas de la vida y crecer en la alegría de vivir. Es esta unidad con Dios que hace los pensamientos del hombre creativos. Y es esta misma creatividad la que habilita a la humanidad a trabajar continuamente con Dios. Y es al “sintonizar” al espíritu que aprendemos a crear solamente lo que es bueno y tiene valor.

 Es de este mundo espiritual de realidades invisibles que vienen en todos los descubrimientos y las ideas creativas. Todas las cosas visibles han venido de la región invisible. Y puesto que la mente es parte de ese mundo espiritual e invisible, podemos interpretar y conducir esas realidades invisibles al mundo físico y material para el bien de todos. El entendimiento y todos los regalos buenos vienen de arriba; es decir, de nuestro Padre”. El apóstol Jacobo (Yacob) nos dice: “todo don bueno y perfecto es de arriba, y viene del Padre de las luces en el que no hay ninguna variación ni sombra de cambio”

 UNA ORACION TRADICIONAL

Se dice que el Padrenuestro no se originó totalmente con Jesús. También se dice que esta oración se oró en las sinagogas en el tiempo de Jesús. ¿Pero es esta idea correcta?

 Desde hace mucho tiempo se ha reconocido entre los estudiantes del primer siglo del judaísmo que hay muchas afinidades entre el lenguaje del Padrenuestro y también el de las Escrituras Hebreas y la oración rabínica. Jesús reunió, y decirlo así, porque  condensó y concentró las enseñanzas éticas de tal manera que las hace más destacadas que en la ley (el Talmudic  Haggadah) en el Midrashim donde ellas  son  desparramadas entre discusiones más comunes y materias inservibles.

El erudito judío sobresaliente Joseph Klausner dice que: “las enseñanzas éticas del Evangelio por lo contrario vinieron de un hombre único  y están, cada una selladas con la misma marca de calidad peculiar.  Un hombre como Jesús  para quien el ideal ético fue todo, era algo todavía nunca oído del judaísmo del día.

También, el profesor de sociología, Irving M Zeitlin dice “Entonces, no hay ninguna negación a  la originalidad de Jesús. Es sumamente importante reconocer que aunque las porciones del Padrenuestro tengan paralelas en otros rezos judíos, tomado como una totalidad, es una entidad única. El Padre nuestro puede, por lo tanto, considerarse la creación original de Jesús: es un rezo extraordinariamente privado y hermoso del devoto verdadero.”

 Jesús creó esta oración por medio de su propio genio creativo y su vida espiritual. Él tuvo un entendimiento profundo. También puso énfasis en la oración clara, diferente y distinta.

 UN EVANGELIO PEQUEÑITO

 El Padrenuestro contiene la esencia de las enseñanzas enteras de Jesús. Es una cápsula sumaria del mensaje gozoso que El predicó por tres años y medio. Este rezo contiene el mensaje entero de la Biblia. Aun si se perdiera el acceso a la Biblia, por medio del Padrenuestro tendríamos la esencia y el significado de la religión.

Rocco A.Errico

Del libro “La antigua oracion  aramea de Jesús”

El desenvolvimiento espiritual da al hombre dominio

junio 17, 2017

Resultado de imagen para dominio espiritual

 DE ACUERDO con el Génesis, Elohin Dios planeó que el hombre creado a Su una imagen y semejanza,  tuviera todas las cualidades de su Hacedor. A primera vista, el hombre creado en el principio parece el igual de Dios hombre o Dios hijo.

Mayor penetración en el proceso creador revela que el hombre tiene trabajo que hacer en el desarrollo de sus innatas habilidades, “la imagen y “semejanza”.  Siguiendo el párrafo “Hagamos al hombre  a nuestra imagen, según nuestra semejanza” leemos: “Y Que tengan dominio sobre los peces del mar y sobre los pájaros de los cielos; y sobre el ganado y sobre toda la tierra y sobre toda la cosa que se arrastre sobre la tierra. Y Dios dijo: Fructificad y multiplicaos, llenad la tierra y Sojuzgadla;  y tened dominio sobre los peces del mar y sobre los pájaros… y sobre toda cosa viva ” (Génesis 1:26, 27, 28)

En lenguaje moderno diríamos Que Dios es un hombre como si Mismo que cumpliera  la ley de su ser cuando hubiera alcanzado el dominio sobre ciertas fuerzas en su campo de actividad.

Estas fuerzas son descripciones simbólicamente como “pájaros”, “peces”, “ganado”  “cosas que se arrastran” por medio de los cuales  el hombre llena la tierra.

La Biblia entera dice de la experiencia del hombre esforzándose  por el dominio. Además de la Biblia, toda la historia del hombre es un registro de como la familia humana lucho para cumplir las ideas creadoras implantadas en ella desde el principio. Los “pájaros del cielo” son los altos ideales; las “bestias del campo” son de bajo orden; los “peces del mar” son sus impulsos generados o acumulados  y las “cosas que se arrastran” representan los micro-organismos de la ciencia moderna que son declarados  la causa de la mayoría de las enfermedades. Se ha asumido que el dominio del hombre seria ejercido por medio de la agresión, a través del dominio físico. Esta idea ha instigado al hombre en una guerra de emprender y regir con tiranía, todo lo cual  sus pensamientos elevados le dicen que esta en violación directa de la ley divina.

Nuestra mayor razón, sostenida por la experiencia, nos  fuerza buscar otra fuente que no sea  la física para una solución del problema de “dominio”.

 Como el gran ejemplo de uno que se volvió a un maestro por el medio del desarrollo espiritual  señalamos a  Jesús, quien se volvió al Maestro de los maestros. Jesús fue Dios manifestado en la carne.

 Hoy Jesucristo es el Maestro ideal realizado. El es la plena, perfecta expresión del superhombre. En El “vive toda la plenitud de la Divinidad “. Para Jesucristo Dios era un ser de infinito bondad que Él iba a realizar y expresar. Así hoy, a través de Jesucristo, Dios es un ser de infinita bondad que nosotros tenemos que comprender y expresar. Hoy en día el nombre de Jesucristo es llamado “Maravilloso, Consejero, Poderoso Dios, Padre Eterno, Príncipe de Paz”. Jesucristo es el Maestro, majestuoso y sin embargo sencillo. Su relación con el hombre hace Su ternura hacia la humanidad exquisitamente conmovedora. Cuando pensamos en la  poderosa revolución que ha tenido lugar en la conciencia de la raza por el medio de Su enseñanza, nos  damos cuenta al menos hasta cierto grado de lo que Él ha hecho por ella.

 “El que es lento para la cólera  es mejor que el poderoso; Y aquél que rige Su espíritu, mejor que  toma una ciudad”.

 Jesús rigió Su propio espíritu. Con Cristo, estamos aprendiendo un regir nuestros propios espíritus, lograr dominio sobre cada palabra, pensamiento; Sobre cada impulso del ser entero no solo en el plano del alma, sino en el plano físico también. Su presencia exactamente entre nosotros, nos enseña dominio; Nos inspira nuevas ideas, nos incita a seguir adelante, a tener éxito. En el mundo de los asuntos es un maestro es el que puede imponer la obediencia, pero el Maestro de los maestros no “impuso” nada. Por medio de Su habilidad espiritual, inspiro obediencia.

Jesús logro dominio sobre el pecado, la enfermedad, la muerte.  Alcanzo permanentemente un estado de conciencia  donde la debilidad mortal no puede entrar. Emerson dice que la medida de un maestro es su habilidad para traer a todos los hombres a su opinión dentro de veinte años. Hoy más que nunca antes, dos mil años después de que Jesús cerró su ministerio  aquí en la  tierra, está trayendo a los hombres a aceptar Su opinión o mejor, Sus verdaddes como nunca antes.

 Pero Cristo es también un servidor. Los seguimos  porque Él sirve mejor; porque tiene paciencia con nosotros mientras luchamos por vencer nuestros pecados- El lleva  nuestros pecados con suavidad y paciencia. Cuando trabajamos en oración con El, nos guía a un alto estado de conciencia espiritual donde se incluye la omnipresencia de Dios y Sus leyes.

 Cuando un abogado pidió a Jesús que nombrara Un máximo mandamiento, El contesto rápido que la Ley y los Profetas podrían resumirse así: “Amaras al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, y ​​con toda tu mente. Este es el gran y primer mandamiento. Y un segundo parecido a él, es este: Amaras a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos dependen  toda la ley y las profetas”. Esto es una prueba, un reto, para todos los que quieren desenvolverse espiritualmente. Esta actitud mental  no pone a tono con  la Mente Divina de modo que está preparando para recibir sus  bendiciones. Cuando nuestros pensamientos se establecen en el amo, una sincronización divina tiene lugar. La Mente Divina tiene una velocidad fija  de vibración, a la cual, a  través del Cristo, se sincroniza la Mente del Hombre, del mismo modo que un aparato receptor de radio se sincroniza  con la frecuencia de una estación emisora.  ​​Para hacer el contacto con la Mente Divina tenemos que traer la velocidad de la vibración de nuestra mente una sola norma porque es solo cuando nuestra mente esta vibrando en su más acelerada velocidad que Dios puede hacerse conocer de nosotros.  La eficiencia del aparato receptor depende del número de los tubos y su ajuste en el campo electromagnético en el que funcionan sus kilociclos. Según esta misma ley  el hombre debe tener sus doce  grandes poderes  desarrollados operando en perfecto tono con la Mente Divina, para hacer surgir  al  hombre imagen semejanza de Dios.

En el silencio, cuando su mente se fija con firmeza en Dios, y está funcionando en la conciencia de amor infinito, las actividades de las células del cerebro del hombre sincronizan con aquellas  del cerebro mismo del Maestro. Aun el inteligente principio del centro del amor responde y así el hombre se vuelve un radiorreceptor espiritual con poder para recibir radiaciones de la Mente Divina así como para trasmitirlas a través de todo el organismo. Hasta puede trasmitirlas cerca o lejos a través s de sus inmediaciones; habilidad solo limitada por el poder espiritual que haya desarrollado. La humanidad debe tener presente que está viajando en el camino del desarrollo espiritual y mantener su atención en el objetivo.

 Aquí mismo en medio de nosotros, tanto en el reino mental como en el mundo manifestado, se desarrollará un poderoso neutralizador; Un poder que hará todos los poderes destructivos nulos, que disolverá  la enfermedad y resucitara una conciencia de paz, salud y abundancia.

Charles Fillmore – Cora Fillmore.

Del libro “Enséñanos a orar”

Atracción o percepción. ¿ Cuál?

junio 14, 2017

Resultado de imagen para percepcion

REVERENDO PAUL HASSELBECK

“Nosotros determinamos por medio de muestras creencias percepciones la gente y las cosas que atraemos a nosotros.

  Mucha de la exaltación sobre la ley de atracción parece ser más mágica que metafísica o aun mística. La ley de atracción: las cosas similares se atraen una a la otra. Atraemos a nuestras vidas aquello que pensamos y sentimos, aquello en lo cual concentramos nuestra atención es lo que atraemos a nosotros. ¿Pero qué hay respecto a esto?  En años anteriores a la llegada del año 2000, según se acercaba el toque de la medianoche, millones de personas pensaban y temían aquello que pensaban que sucedería cuando el reloj marcara la medianoche. Muchos pensaron que sufriríamos  un desastre digital debido a que los relojes en los sistemas de computación no estaban programados para manejar el cambio de siglo. La gente mantuvo apasionadamente pensamientos y sentimientos catastróficos y, al llegar la medianoche, no llegó el día de juicio final ni sucedió nada de lo temido. Qué pasó con la ley de atracción?

Considerando las anomalías de la ley de atracción, he llegado a dos conclusiones:

 No atraemos las cosas a nosotros tanto como somos atraídos por esas cosas, y esto sucede por medio de lo yo lla- maría la ley de percepción.

 Citando un trabajo de investigación realizado por el doctor Rodolfo Llinás en su libro Quantum Leaps, Charlote Shelton dijo:

 Mientras que todo lo que vemos, sentimos, degustamos, oímos u olemos es un candidato potencial para la percepción, la información que en realidad entra en nuestra conciencia es sólo una fracción de lo que se filtra… Nuestros estados individuales de conciencia, por ejemplo, nuestros pensamientos, sentimientos y creencias, determinan las decisiones que tomamos en cada paso del proceso perceptual. Nuestras percepciones son, de hecho, moldeadas más por la información que ya existe en el cerebro que por estímulos externos.

 Creo que éste es el modo en que la ley de atracción opera. Cuando nos enfocamos en algo que deseamos, ese algo no es atraído a nosotros como un imán. Más bien al enfocar nuestra atención en alteramos el modo en que sorteamos la información sensorial que recibimos.

Comenzamos a percibir nuestro mundo de un modo diferente.

En verdad, comenzamos a “buscar” ese algo que queremos en nuestro campo de percepción.

 Por ejemplo, tú decides comprar un Volkswagen Beetle. Comienzas a pensar y sentir sobre tener ese auto Visualizas que lo manejas al trabajo, en vacaciones o en diligencias personales. Este es el automóvil que piensas y sientes que quieres. Y de repente, comienzas a ver Volkwagen Beetles por doquiera. Pero Dios o el universo no pusieron mágicamente autos como eso para que los vieras. Lo que ha ocurrido es que has comenzado a percibir el mundo de un modo diferente por medio del poder de tu percepción. Esos autos (Beetles), siempre han estado allí, detrás de tu campo de percepción. ¡Ahora, como por arte de magia, están por doquiera para que los veas! No es que ellos han sido atraídos a ti, sino que tú mismo los has atraído a ti.

 La ley de atracción por medio de la percepción tiene   lugar bien queramos o no algo nuevo, una situación o persona en nuestra vida. La persona que continúa “atrayendo un alcohólico a su vida no está en realidad atrayendo alcohólicos. Esa persona simplemente tiene una capacidad extraordinaria de inconscientemente escanear una sala llena de individuos y sortear esa información por medio del poder de la percepción. La persona mantiene pensamientos y sentimientos poderosos sobre los alcohólicos. Ella atrae al alcohólico por medio del sorteo de la información que recibe. Ella puede leer inconscientemente las claves verbales que gritan Soy un alcohólico”. De igual modo, el alcohólico en esa sala está sorteando la información que recibe. Sin embargo su percepción puede inconscientemente leer las claves no verbales que gritan “Soy un codependiente” basado en su experiencia pasada. De modo que los dos se atraen uno al otro como la polilla a la luz. La luz no atrae mágicamente a la  polilla. La polilla recoge la luz en su campo de percepción y  va hacia ella. La luz sólo cumple con su papel de ser luz. La ley de atracción es una ley poderosa en sí, no porque las cosas y situaciones son mágicamente atraídas a nosotros, ni porque hay un poder en el universo que arregla las cosas para nosotros. Es poderosa porque nos hace recordar dónde el poder ha estado siempre: aquí mismo donde estamos. Nosotros mismos nos atraemos a la gente, las  situaciones y las cosas por medio de las creencias, actitudes y pensamientos que mantenemos, tanto consciente como  inconscientemente.

 Todos manifestamos nuestros pensamientos, mediante,  la aplicación de la ley de acción mental de momento a momento. De hecho, no podemos trabajar con la ley. Esta está siempre operando, tal como las leyes de la gravedad y la electricidad están siempre en operación.

 La ley de atracción por vía de la percepción no es una ley pasiva, nosotros desempeñamos un papel clave, central y activo en nuestras vidas. Determinamos por medio de nuestras creencias y percepciones la gente y las cosas que atraemos. Esta es una responsabilidad enorme, y una enorme oportunidad a la vez. Podemos y debemos usar la ley para llegar a ser los mejores seres crísticos que pensamos que podemos ser.

 

La antigua oración aramea de Jesús

junio 11, 2017

LA INTELIGENCIA INFINITA ESTA POR TODAS PARTES

 Puesto que ALAHA (alaja) o “Dios”, está presente por todas partes y es la esencia de toda la vida entonces podemos entender fácilmente que vivimos en un universo espíritu que está lleno de Dios (Espíritu). El sistema cósmico entero es vivo y dinámico. iHay orden en todo el universo! iHay inteligencia en todo!

 Por ejemplo, vamos a pensar en la semilla pequeñita. Esta semilla es una fábrica química con el don de su propia inteligencia. La semilla sabe entrampar la energía del sol y la convierte en sí misma. Hoy, la humanidad está tratando de aprender este secreto de trabajar con la energía del sol.

 También, la semilla sabe trabajar con la ley de la muerte para degenerarse, para descascarar la vieja cáscara exterior y para librarse en una vida nueva. Esta semilla pequeña, entonces, dará alimento al mundo para sostener la vida, o hará nuestro planeta más hermoso y hará este mundo un lugar más agradable.

Es por medio de nuestra inteligencia que estamos en comunión con el Dios vivo. Esta inteligencia en nosotros es sumamente intuitiva y sensitiva. Nuestra unión con Dios se entiende y se siente intuitivamente, y no solamente intelectualmente. La inteligencia interior gobierna el cuerpo físico y ordena todas las células vivas que producen vida y salud “Es el Espíritu que da vida”, y por eso hace crecer e cuerpo  El cuerpo físico siempre está al cuidado de Dios, o también podemos decir en las manos de la  inteligencia infinita. Este poder constante y espontáneamente obra para sanar todas las heridas físicas y  psíquicas que imponemos a nosotros mismos, o que  otros imponen sobre nosotros.

Vamos a recordar que el universo entero está  lleno de Dios, y Dios es Espíritu. Ahora Espíritu quiere decir “lo que está presente por todas partes” Y el Espíritu mora dentro de nosotros, alrededor de  nosotros, arriba de nosotros, debajo de nosotros,  por medio de nosotros. Por eso, la orientación y el consejo divinos que necesitamos para vivir en este mundo ya están aquí, siempre presentes para que  los usemos en cualquier momento.

 Pero, muchas veces, lo que pasa es que no estamos receptivos para recibir la dirección que necesitamos. A causa de las actitudes mentales negativas  sintonizamos canales, tales como el miedo, el celo, la preocupación y el resentimiento. Y algunas veces apagamos nuestros receptores completamente. Así, se tenemos que sintonizarnos activa y conscientemente con el consejo y la guía de Dios.

Tenemos que recordar que Dios está alrededor de nosotros y en nosotros, porque el Nuevo Testamento claramente nos dice: “Porque en él (Dios) vivimos, nos movemos, y existimos, como algunos de sus propios poetas también han dicho: Porque somos familia de él (Dios)”. Y en otro lugar: “a quienes Dios quiso dar a conocer las riquezas de la gloria de este misterio entre las naciones; que es el Mesías entre ustedes, la esperanza de nuestra gloria”  Podemos aprender a trabajar con Dios, por medio de la oración. El Padrenuestro nos enseña las actitudes buenas y sanas necesarias para un estado de comunión. Por medio del nuestro, a demos a sintonizar todo lo que sea para nuestro bienestar.

UN CONCEPTO ERRONEO DE LA ORACION

 La oración no es decir a Dios lo que tiene que hacer para nosotros. Creo que Dios sabe gobernar su propio universo! ¿No está de acuerdo? A Dios no se le tienen que recordar nuestras necesidades, ni las de nuestros parientes y amigos. Jesús nos dice: cuando ustedes oren, no estén charlando  como los paganos, porque esperan ser oídos por la abundancia de las palabras. Así no sean como ellos; por el Padre de ustedes sabe lo que necesitan, antes que se lo pidan”. Así, la oración no es “decir a Dios, sino estar escuchando lo que Dios diga,. El propósito de la oración no es que Dios cambie, sino que nosotros cambiemos.

 ¿En realidad, pensamos que por medio de la oración podemos mover a Dios para que haga algo que no haría en otro caso? No hay ninguna oración que pueda hacer a Dios más amoroso de lo que ya es, o de lo que era en el pasado, o de lo que será en el futuro.  iNo!  Lo que la oración hace es esto: nos ayuda para que nos entendamos a nosotros mismos; nos sintoniza para que entendamos las fuerzas alrededor de y en nosotros y nos ayuda para que entendamos mejor a la humanidad y nuestro mundo.

 También debemos darnos cuenta completamente de que podemos trabajar conscientemente con esta inteligencia en nosotros para resolver los problemas que enfrentamos en esta vida. Esta es la razón por la cual Jesús nos dio este método de oración, o lo que llamo “actitudes armonizadas”. Solamente hay un Poder en todas partes del universo. Y por medio de la bondad de este Poder y Presencia única, podemos enfrentar nuestros miedos y preocupaciones y los vencemos.

Necesitamos valor, veracidad y libertad para mirarnos con sinceridad, es decir, para ver nuestros miedos, odios y resentimientos. Pero, al hacer esto, apagaremos todo el mal y sintonizaremos todo el bien natural y espontáneamente. En ese mismo momento, entonces, la mente y el corazón están libres de los miedos que limitan y confinan la inteligencia creativa dentro de nosotros. El temor cierra  la puerta hacia la vida sana y práctica   pero la libertad abre la puerta de la vida para nuestro bien.

Y al sintonizar la mente con la actitud propia entonces podemos atrapar el consejo de Dios, y con eso podemos ser uno con Dios. “Yo y mi Padre somos uno.” También puedo traducir este versículo:

“Yo y mi Padre estamos de acuerdo”. Solamente  esto nos ayudará a vivir en armonía con las reglas universales de Dios , en lugar de oponernos a ellas.

 Del libro “La antigua oración aramea Jesús”.

Rocco A. Errico.

El amor armoniza

junio 8, 2017

Resultado de imagen para armonia

Tu amor armonizador es mío y soy restaurado a la paz y la salud.

El amor divino, como un imán, llena mi mente y prospera mis asuntos.

ENTRE LAS personas que observan y piensan no hay duda que el amor es el máximo principio armonizador que el hombre conoce. El asunto es cómo lograr que la gente use el amor para ajustar sus discordias. Donde durante el curso de la vida ha habido continua agitación en hacer leyes y en la fuerza como panaceas para las discordias de la humanidad, los sencillos y fáciles métodos del amor parecen infantiles y tontos. Las mentes de los reformadores por lo regular se han cargado y sobrecargado con imágenes de la injusta condición en el mundo y su “recta” indignación con frecuencia ha sido excitada al punto de ebullición. Su pensamiento dominante ha sido cómo proscribir o aplastar a los opresores. Casi explotan de indignación cuando se propone como remedio el amor o algunos de sus atributos. Esto sugiere el asunto de los componentes del amor; cuáles son los elementos que constituyen esa quieta cosa aparentemente falta de poder llamada amor.

Pablo dice (1 Cor. 13)) que el amor es paciencia, bondad, generosidad, modestia, verdad, capacidad para llevar cargas, esperanza en el buen resultado de todo y  nunca un pensamiento de fracaso.  Estas son algunas de las partes funcionales del amor, pero no todas. El hecho es que el amor es fundamental en cada actividad de la vida, no sólo en lo espiritual y lo mental  sino en lo mecánico y físico también.  Los científicos  describen la gravitación como la fuerza con que los cuerpos se atraen unos a otros.

Esta definición es aplicable en lo mental, en lo físico y hasta donde sabemos, en el reino espiritual. Así que lo que el físico  también llama gravitación, es una de las actividades del amor. Quita por un instante la constante atracción del amor de la madre tierra y nosotros, sus hijos, seríamos lanzados a las profundidades del espacio y la oscuridad. Debemos recordar esto cuando somos tentados a pensar que nadie nos ama. El alma desarrollada espiritualmente da pensamiento y atención a esas aparentemente invisibles pero poderosas fuerzas, y por medio de repetidos contactos mentales unifica el espíritu, el alma y el cuerpo en la Mente que sostiene y unifica todas las cosas.

Es por este procedimiento de amor en desenvolvimiento que se desarrollan las grandes almas.

 Los hombres no son creados grandes, sino con la capacidad de serlo. Muchos factores entran en el crecimiento del alma, algunos menores y otros mayores, pero un alma nunca alcanza poder súper mental sin amor. La razón por la cual el amor es esencial en una gran alma es porque él es el poder vinculador, el factor tan necesario para fortalecer y el alma. El odio y el antagonismo desintegran y destruyen la cohesión de los electrones y protones espirituales de que se construye el alma.

 Hay metafísicos que piensan que esta tierra es una morada temporal del alma, una especie de  kindergarten donde se aprenden lecciones en una sola vida que preparan el alma en la muerte para volar al paraíso o algún bello lugar en los cielos. Esta línea de pensamiento separa el alma de su origen y pone un golfo mental entre ella y el cuerpo. El cuerpo es un precipitado del alma o parte pensante del hombre; si él ha desarrollado sensualidad y separación, tiene que ser redimido por la unificación con el alma y esto se logra por medio del amor. Cuando como Jesús hemos desarrollado amor por todas las cosas, aun por nuestros enemigos, entonces el cuerpo y todos sus elementos se vuelven plásticos para el pensamiento y tenemos  todo poder en el cielo y en la tierra. La energía de la luz a través de la cual la Mente creadora rige el cielo y la tierra es dócil al hombre cuando su mente de amor sincroniza con la Mente creadora y puede  decir: “El Padre somos y yo uno”. De acuerdo con los físicos, la naturaleza en todas sus formas es una “solución” electromagnética en donde los átomos como balas  de cañón giran alrededor unos de  otros; esto nada es nada sólido como parece sino todo flota en el espacio etéreo, pronto a volar alrededor al impulso de una mente directora de suprema energía como la de Jesús. Con esta comprensión podemos ver que Jesús estaba declarando hechos súper científicos cuando dijo a Sus discípulos: “Si tenéis fe del tamaño de un grano de mostaza, diréis a esta montaña: Remuévete de aquí a aquel otro lugar y ella se removerá; y nada será imposible para vosotros”.

 En su Ensayo sobre el hombre, Pope debió estar pensando en algo parecido a esta combinación de gravitación y amor cuando escribió:

 Cuando en la desatada montaña hay conmoción ¿cesará, si tú pasas, de haber gravitación? En nosotros, los seguidores de Jesús en la regeneración, que injerta en el hombre natural el genio espiritual causante de su desarrollo de poder sobrehumano, ese genio espiritual empieza su trabajo inspirándonos a hacer pequeñas cosas por  amor. De este hacer surgen mayores capacidades hasta que alcanzamos la plena estatura del hombre crístico.

 De acuerdo con el Apocalipsis, dijo: “Al Jesús que venciere haré que se siente conmigo en mi trono”.

 Empezamos nuestra superación con el dominio del pensamiento.  Empezamos a vencer pensamientos  de odio  y las pequeñas fuerza pensando y haciendo primero las pequeñas   acciones que constituyen el amor. Empieza a hacer un poco más paciente. Practica la bondad. Sé generoso en pensamiento y acto. Cuan do seas tentado a encolerizarte, di: “Yo tengo buen genio” Afirma tu veracidad en toda circunstancia. Si tus cargas te parecen más pesadas que lo que puedes soportar, recuerda lo que dijo Jesús: ”Venid a mí vosotros los que trabajáis penosamente y estáis sobrecargado y os daré descanso”. Desarrolla fe espiritual creyendo en las fuerzas espirituales capaces de hacer por ti lo que parece imposible. Afirma un resultado propicio en todo lo que proyectes o hagas y nunca admitas el fracaso en nada. ”Al que venciere haré que se siente conmigo en mi trono, como yo también vencí y me senté con mi Padre en su trono. El que tenga oídos, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. ‘‘

Del libro “Enséñanos a orar”

Charles Fillmore –  Cora Fillmor

La alegría sana

junio 4, 2017

https://i1.wp.com/elvenezolanonews.com/wp-content/uploads/2016/08/dia-de-la-felicidad.jpg

El gozo de la salud y felicidad en Cristo llena mi cuerpo de nueva vida y soy sanado.

 El amor del dador alegre se expresa en mí y siento el Espíritu verter Su abundancia en todos mis asuntos.

TODOS abogan por la alegría como ayuda a la curación, pero ¡cuántos pocos la practican como parte vital del principio restaurador!.  La mayoría de las personas enfermas son pesimistas. Se piensan peor de lo que están en realidad. Retardan los esfuerzos sanadores de la naturaleza y de Dios activos en ella, con repetidos choques de depresión mental y temor al serio carácter de alguna sombra física, tan transitoria como “barcos que pasan en la noche”

Algunos de nuestros mejores médicos dicen que un ochenta por ciento de las dolencias de la humanidad sanarían por sí mismas si no interviniéramos en ellas. En un libro titulado Operemos por el doctor Roy H. McKay y Norman Beasley, encontramos esto en bastordillos:

 Lo que la gente no sabe ni quiere creer es que ochenta por ciento de los casos mejorarían sin tratamiento de un médico si meramente se acostaran y tuvieran una dieta apropiada.

 A esto añaden los autores citados: “Esto se aplica también a las operaciones. Todos los días se hace un número infortunado de ellas”. Los autores de ese libro no son metafísicos. El doctor McKay es un eminente cirujano. El dice en su prefacio: “Este libro fue escrito con gran renuencia Así, encontramos buenos médicos que se interesan de corazón en el bienestar de la humanidad, aconsejando que no corramos a la mesa de operaciones a la primera señal de dolor.

 “Tened buen ánimo.”  La inteligencia que creó tu cuerpo sabe cómo repararlo.  Aquietate, suelta las tensiones, vuelve tu atención a las sostenedoras fuerzas de vida dentro de tu organismo. Di a ti mismo:

 No temeré mal alguno porque Tú estás conmigo. No comas a menos que tengas hambre. Muchas de nuestras dolencias son causadas por un apetito desmedido que, al ser saciado, estorba el cuerpo con exceso de combustible. Jesús dijo a sus discípulos que cierta clase de demonio (error) podía erradicarse sólo con ayuno y oración. Entonces regocíjate cuando empieces a sentir la paz sanadora del Espíritu deslizándose en ti.

Según encontramos la alegría conducente a la salud, la encontramos también preparando el camino para la prosperidad. Pablo escribió: “Dios ama al dador alegre”. Si el Señor ama al dador alegre, por consiguiente debe tomar un interés mayor en las finanzas de una persona feliz que en aquellas que manejan su dinero con tacañería.

 Acostúmbrate a poner amor y buen ánimo en todas tus finanzas y abrirás fuentes de ingresos que se han estancado porque no has dado a su sustancia mental oportunidad de fluir en tus asuntos.

 Sin duda has conocido comerciantes hundidos como Jonás en sus propias declaraciones negativas. Evita sus pesimistas pensamientos y palabras bendice lo que recibes y lo que usas o das. La sustancia abundante de Dios se mueve en y a través de nuestra mente en todo instante como una luz brillando en la oscuridad, pero nosotros no lo comprendemos.

Cultiva el espíritu generoso y alegre en cada pensamiento o acto. Entonces tus finanzas fluirán armoniosamente y nunca te faltará ninguna cosa buena.

Del libro “Enséñanos a orar”

Charles Filmore – Cora Fillmore.