Skip to content

Fortaleza

febrero 21, 2018

Fortaleza

Día 7, miércoles Leer Mateo 4:1-11

La fortaleza es la libertad de la debilidad, estabilidad de carácter, poder para vencer la tentación. Es la fuerza del poder de hacer, la capacidad de hacer. “El nombre de Jehova es una fuerte torre; el recto corre y entra en ella y está a salvo.” Prov. 18:10. La fortaleza se origina en el espíritu; el  pensamiento y las palabras expresadas espiritualmente traen la manifestación.

Jesús el  maestro máximo. Es el tipo de maestro que estoy tratando de seguir, no sólo en cultura espiritual, sino mental y física. Estudiando y usando fielmente los métodos  de Jesús, hago surgir lo mejor que hay en mí.

Por medio del Cristo, la mente y el cuerpo del hombre tienen el poder de usar la fortaleza en varios planos de la consciencia. Yo afirmo que soy  consistente y  fuerte en pensamiento y acto, y así estoy estableciendo fortaleza en alma y cuerpo. Rehúso dejar el pensamiento de debilidad entrar en mi consciencia: siempre rechazo la sugestión y afirmo que soy una torre de fortaleza adentro y afuera.

La suprema fortaleza demostrada por Jesús puede ser alcanzada por uno que confía en el Espíritu y conserva su sustancia vital. La fortaleza del Espíritu es necesaria para la perpetuación del alma y el cuerpo, y la victoria sobre la muerte.

Cuando suelto las tensiones y levanto mi consciencia para que armonice con la perfecta Mente omnipresente, soy vigorizado y restaurado a un poder estable. Ningún daño puede sucederme. Soy fortalecido por el Espíritu.

Yo afirmo: “La alegría del Señor es un manantial en mí y soy establecido en la fortaleza divina.   

“Guarda una cuaresma verdadera”

-Charles Fillmore-

Anuncios

Fe

febrero 20, 2018

Fe

Día 6, martes. Leer Hebreos 11:1-12

La fe  es el poder perceptivo de la mente unido al poder de dar forma a la sustancia. Es seguridad espiritual, el poder de hacer lo que parece imposible. Es una fuerza que atrae a nosotros el deseo de nuestro corazón de la invisible sustancia espiritual. Es un hondo saber interno de que aquello que buscamos ya es nuestro y sólo tenemos que tomarlo; “la seguridad de las cosas esperadas”.

La fe trabajando es la sustancia espiritual que realiza todas las cosas. Esta es la fe que coopera con la ley creativa. Ejercida en la consciencia espiritual, encuentra allí su asiento estable y sin variación ni frustraciones, tiene resultados que parecen milagrosos.

La fe en la realidad de las cosas espirituales  desarrolla el centro de la fe en el cerebro del hombre. Cuando el ojo mental se ilumina con la fe emite una irradiación que queda en suspenso alrededor de la cabeza y se extiende en grado menor a través de todo el cuerpo, “Cuando tu ojo es único, todo tu cuerpo también se llena de luz” Mat. 6:22.

El halo que los artistas primitivos pintaban alrededor de las cabezas de los santos no era imaginario sino real. El poder iluminador de la fe, cubre toda la constitución del hombre, haciéndolo dueño de todas las fuerzas centrales en la consciencia espiritual.

Comprendo que mi fe en lo invisible está construyendo una sustancia real permanente en mi mente y en mi cuerpo. Las ideas espirituales crecen rápidamente cuando son sembradas en el rico suelo de mi mente y el templo que es mi cuerpo cambia de acuerdo con ese crecimiento.

Yo afirmo: “Tengo fe en la gloriosa infusión de la vida más abundante de Cristo vitalizándome. Yo soy levantado y sanado.

“Guarda una cuaresma verdadera”

-Charles Fillmore”

El Jardín del Edén

febrero 19, 2018

Día 5, lunes. Leer Juan 14:1-12

El cuerpo es el templo del hombre es la expresión externa del Jardín del Edén, que Dios le dio para guardar y adornar. El trabajo primario del hombre en consciencia terrenal (el Jardín) es usar su poder creador para preservar orden y armonía en su mundo y conservar sus poderes para recibir la dirección divina.

El Jardín del Edén representa una región interna del ser en donde se  proveen  todas las ideas primarias para la producción de lo bello. Representa la vida y la inteligencia elementales puestas a disposición del hombre a través de los cuales debe evolucionar una mente y un cuerpo espirituales.

El Jardín es el cuerpo espiritual en que vive el hombre cuando expresa pensamientos de acuerdo con el diseño de las ideas divinas originales. El Jardín es la sustancia de Dios.

El don supremo de Dios al hombre es el poder de pensamiento, por medio de la cual puede incorporar en su conciencia la Mente de Dios.

Hay doce puertas que abren el maravilloso Jardín del Edén. Estas puertas son las doce facultades de la mente: fe, fortaleza, sabiduría, amor, poder, imaginación, comprensión, voluntad, ley u orden, celo, renunciación, vida. Cada facultad por medio de la más acelerada acción mental, como en la oración, ha sido purificada y por tanto abre al corazón mismo  de la Ciudad Sagrada dentro de nosotros.

Yo afirmo: “Mi cuerpo es el templo de Dios, limpio, purificado, inmaculado, hecho perfecto. ¡Alabado sea Dios!”

El altar

febrero 18, 2018

 

 comprension

Primer domingo.

 Leer Mateo 5:21-26

El altar representa un centro fijo y definido en consciencia del hombre. Es el lugar donde encontramos el Señor cara a cara y estamos dispuestos a renunciar a nuestros pecados, renunciar a lo más bajo por lo más alto, lo personal por lo impersonal, lo animal por lo divino.

El altar mencionado en el apocalipsis 11:1 simboliza estar consciente de la completa consagración que tiene lugar en el templo de adoración, el cuerpo. “Presentad vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, aceptable a Dios, que es vuestro servicio espiritual”. Rom. 12:1.

El altar de Dios desconocido es un anhelo de conocer el Espíritu no revelado y la búsqueda de la mente de una realización más completa de su fuente.

La oración no cambia a Dios – nos cambia a nosotros. El deseo sincero es una forma de oración. El hondo deseo es esencial para el crecimiento espiritual. Es el deseo fervoroso e intenso lo que atrae hacia arriba fuera de la inmortalidad y su gozos transitorios al poder de apreciar y recibir verdaderas bendiciones espirituales. Esto es una demostración, la prueba de un principio de Verdad de nuestro cuerpo y asuntos. Es la manifestación de un ideal cuando sus hechos han sido el resultado de nuestra conformidad en pensamiento, palabra, y actos con el principio creativo de Dios.

Arrodillado ante el altar, tomo mi declaración de Verdad y la sostengo con firmeza en la mente hasta alcanzar la realización; la lógica de mi mente se satisface y hay el levantamiento y la expansión consciente del alma.

Con este fin afirmo: “No soy yo, sino el Padre que permanece en mí hace sus obras”

Juan8:28.

YO SOY

febrero 17, 2018

4 DIA

Día 4, sábado. Leer Juan 10:1-18

Yo soy un hijo del Padre, y mi herencia viene de El. YO SOY es el Cristo dentro de mí, el verdadero ser espiritual que Dios hizo a su imagen a semejanza. Por medio de YO SOY (el Cristo), me uno con el Padre, con el Espíritu, con la vida y la sabiduría, amor y paz, fortaleza, poder y Verdad.

EL YO SOY es la puerta a través de la cual surgen mis pensamientos de lo invisible, y es a través de esta puerta que voy a la presencia del Esíritu.

EL YO SOY tiene su ser en el cielo; su hogar está en el plano de los ideales de DIOS. Sujeto mi YO SOY a la estrella de Dios y gozo infinito es el resultado, como la noche sigue al día.

El YO SOY siempre me asegura que la preponderancia del poder está en las cosas espirituales. EL temor hecha polvo en nuestros ojos y esconde las poderosas fuerzas espirituales que siempre están con nosotros. Niego la ignorancia y el temor y afirmo la presencia y el poder del YO SOY. “YO SOY el que SOY… YO SOY me ha enviado a ti.”

Yo percibo como realidad que el  carácter espiritual es la roca fundamental del ser. Cuando construyo mi consciencia en la Mente de Dios, encuentro que estoy en el cielo aquí mismo en la tierra. Dejo ir el pequeño yo y me afirmo en el gran Yo. 2No mi voluntad, sino la Tuya sea hecha.” Lucas 22:44. El YO SOY es la voluntad en su supremo aspecto. Podemos decir que la voluntad es el hombre, porque es el poder director que decide la formación del carácter que determina lo que llamamos indiviedualidad.

Afirmo con resolución: “Yo soy un hijo de Dios, y soy coheredero con Jesús de permanente vida, sabiduría, amor, paz , sustancia, fortaleza y poder.

“Guarda una cuaresma verdadera”

-Charles Fillmore

DIOS

febrero 16, 2018

 

Día 3, viernes. Leer Juan 15:1-16

“Dios es espíritu: y aquellos que le adoran deben adorarle en espíritu y en verdad.” No vemos a Dios con nuestros ojos físicos, excepto como se manifiesta en Sus obras. Sus atributos son por tanto expresados en el hombre que es Su hijo y es como El en esencia. Jesús era una verdadera expresión de Dios porque era como El. Si queremos manifestar divinos tributos tenemos que alcanzar la consciencia y la comprensión que caracterizó a Jesús. Tenemos que procurar elevar nuestros pensamientos y sentimientos al nivel de Dios, si queremos ser cauces a través de los cuales El pueda expresarse y manifestarse.

Dios trascendente sugiere a Dios sobre y más allá de su creación. La idea de Dios como remoto de los asuntos prácticos del hombre o de sus experiencias, es falsa. Dios (la perfección) no está fuera del alcance de sus hijos ni es algo más allá y sobre ellos. Tennyson nos dice “más cerca está El que la respiración, más cerca que las manos y los pies”.

Yo estoy centrado en Dios porque centro mi atención en Sus ideas e ideales. El Espíritu Santo, que es la Palabra de Dios en acción, me guía a estar consciente de mi divina filiación o herencia. Mi herencia de El es habilidad ejecutiva, abundante provisión, lealtad, gozo, todo bien. “ Yo soy vuestra porción y vuestra herencia.”

En el nombre de Jesucristo declaro: “El perfecto plan de perfección corporal de Dios está dando fruto, y yo soy hecho sano”.

Guarda una cuaresma verdadera – Charles Fillmore

Afirmación

febrero 15, 2018

Resultado de imagen para afirmacion

Día 2, jueves. Leer Lucas 7:1-17

La Ciencia del Espíritu es el estudio de verdades formuladas en la Mente Divina, de acuerdo con la acción de la ley universal. Una afirmación es una declaración de Verdad positiva y ordenada, por medio de la afirmación reclamamos y nos apropiamos aquello que es nuestro.

La palabra (el Verbo) es el poder activo de la Mente Divina. Una nunca es derrotado si en su hora de necesidad afirma positivamente el poder absoluto de la Mente Dios, por medio de Cristo e invoca Su ayuda a su favor.

Declaro que como hijo de Dios, estoy ahora consciente de la perfección de Cristo. Esto en sí mismo es una afirmación; la afirmación suprema que puedo hacer. Jesús se ayudo a sí mismo  para llegar a ese estado alto del ser, usando la palabra hablada. Continuamente hacia las afirmaciones supremas: “El Padre y yo somos uno”. “Toda autoridad se me ha dado en  el cielo y la tierra.” Soy coheredero con Jesucristo del bien infinito del reino y con el constante uso de mi palabra hablada, reclamo mi bien celestial.

La fe es un resultado de mis afirmaciones. Cada afirmación  ayuda a construir una sustancial, firme, permanente estado de consciencia porque establece la Verdad en ella.

Cuando día tras día repito y vivo valerosamente afirmaciones de Verdad, llego a saber que soy un canal abierto de inteligente comunicación con las fuerzas silenciosas en lo profundo del ser; pensamientos y palabras fluyen de ellas y comprendo que una fuente de poder enteramente nueva se está desenvolviendo dentro de mí .

Afirmo: “Por medio de Jesucristo comprendo mi divina filiación y soy trasformado en su imagen y semejanza.”

“GUARDA UNA CURESMA VERDADERA”

Charles Fillmore