Skip to content

Monte de transfiguración

marzo 27, 2015

energía punto cero 1 energia libre para todos

Día 33, viernes. Leer Mateo 17:1-13

La transfiguración es siempre precedida por un cambio de mente. En la trasfiguración los ideales son elevados de la material a lo espiritual.

Subir a la montaña a orar significa una elevación del pensamiento y la aspiración del punto de vista mortal al espiritual. Cuando la mente se exalta en oración , la rápida irradiación de energía mental causa una deslumbrante irradiación de energía mental causa una deslumbrante irradiación de luz por todas partes del cuerpo, especialmente la cabeza.

Aunque nuestros llamados cuerpos físicos revelan un cuerpo radiante (al que Jesús se refirió como sentarse en el trono de Su gloria) que entrelaza los trillones de células del organismo y arde brillantemente. Jesús dio a sus discípulos una vislumbre   de Su radiante cuerpo cuando se transfiguro  ante ellos. “ Su rostro brilló como el sol y su vestidura se volvió blanca como la luz.”

Estaba muy avanzado en consciencia espiritual  y desarrollado en grado mayor que nadie en nuestra raza. Pero todos tenemos ese cuerpo de luz y su desarrollo está en proporción a nuestra cultura espiritual. Jesús no descendió a la corrupción, sino que por la intensidad de sus células en su innata divina luz y poder. Cuando Juan estaba en el espíritu de devoción. Jesús apareció ante él y “sus ojos eran como llama de fuego y Sus pies como pulido bronce”. Jesús vive hoy en ese cuerpo de glorificada luz en un reino que interpenetrara la tierra y lo que la rodea.

Jesús es mi Guía  en el camino. En Su nombre afirmo: “Mi mente y mi cuerpo son radiantes con la luz del Espíritu y soy triunfante, glorioso y espléndido”.

Unificaciòn

marzo 26, 2015

Espiritu-santo-fuente-de-amor

Día 32, jueves  Leer Juan  17:1-26

Jesús realizó parte importantísima al abrir para la humanidad el camino al reino del Padre. Esto se hizo por Su vencimiento de la creencia de la muerte.

La unificación significa reconciliación entre Dios y el hombre por medio de Cristo. Jesús se volvió el camino por el cual todos los que no aceptan puedan pasar a consciencia superior. Tenemos unificación a través de El.

Cristo…quien llevó él mismo nuestros pecados en su propio cuerpo sobre el madero, a fin de que nosotros habiendo muerto para los pecados viviésemos para la rectitud: por cuyas

Heridas vosotros fuisteis sanados. I Pedro 2:24.

Toda la raza estaba cautiva en la red de su propio pensamiento y a causa de soñolienta ignorancia, se hubiera quedado allí, si no se hubiera abierto una brecha en la estructura que dejo pasar la luz de un camino superior.

Si estuvieras preso en el tejido de una gran telaraña y alguien hiciera un agujero a través del cual pudieras pasar, irías adonde estuviera el agujero y escaparías de ese modo. Jesús hizo esta abertura en el pensamiento de la raza y así abrió de par en par la puerta al reino espiritual.

Su cristianismo tenía un Dios viviente, un Dios que vivían en El y hablaba a través de El. Es una religión de vida, tanto como de pureza. Los hombres han de estar vivos; no existir medio muertos por unos pocos años y después extinguirse con un chisporroteo como un vela de sebo. Los hombres de Cristo han de ser las luces que resplandezcan como una corriente perpetua de la energía única, omnipresente.

Declarando mi unidad con este poder afirmo la palabra redentora de Jesucristo: “Yo soy la resurrección y la vida”. El me sana y perfecciona.

———————————————-

Expiación

dientes de leonCuaresma: Día 32

La palabra “expiación” suele provocar pensamientos de culpa, vergüenza y pecado, Pero estos han sido creados por hombre, no son de Dios.

Cuando recordamos que somos uno con Dios, nos libramos de cualquier sentimiento negativo y vivimos partiendo de la Verdad. Ese es el verdadero significado de la expiación. Denota alinearnos con la presencia divina que siempre está dirigiéndonos a nuestro bien-reconciliándonos con nuestra naturaleza crística, tanto divina como humana.

Jesucristo demostró cómo superar los temores falsos, las apariencias de carencia, limitación, enfermedad y aún la muerte. Nuestra unidad con Dios nos salva del pensamiento limitante y nos libera de patrones dañinos, adicciones, temores financieros, egoísmo e inseguridades.

Hemos de acoger nuestra completitud en mente y cuerpo. En la conciencia crística, tal como nos enseñó nuestro Gran Maestro, estamos en armonía sagrada con Dios y con toda la vida. Expresar esta conciencia plenamente requiere de percepción y práctica. El gozo que nos brinda una conciencia de unidad- conocer a Dios como Jesús lo conoció como amor incondicional y vida eterna-está disponible para nosotros en cada momento.

 Afirmo: Soy uno con el poder que me creo.

Lesley Miller

Sustancia espiritual

marzo 25, 2015

Día 31, miércoles  Leer Mateo 13:3-9, 18-23

Hay un reino de la abundancia de todas las cosas y puede encontrarse por aquellos que lo buscan y están dispuestos a cumplir sus leyes. La sustancia existe en un plano de ideas y es poderosa cuando es manejada por uno que está familiarizado con estas características.

La sustancia espiritual es la fuente de toda riqueza material y no puede sufrir pérdida o destrucción por el pensamiento humano. Está siempre con nosotros, pronta a ser usada y hacer la consciencia potente y fértil. Acerca de esto Jesús dijo: “Tengo carne para comer que vosotros no conocéis”.

Del mismo modo que la tierra es la matriz universal en que toda vegetación se desarrolla, así esta invisible sustancia del Espíritu germinará y crecerá y dará fruto “según su clase”.

Yo sé cualquiera semilla de palabras que se siembran en la omnipresente sustancia del Espíritu germinará, crecerá y dará fruto “según su clase”. Del mismo modo que el agricultor selecciona la  mejor semilla para sembrar, así yo debo elegir las palabras que rendirán la rica cosecha de la abundancia.

Para alcanzar el dominio de la sustancia del Espíritu lo apropio con mi mente; es decir, me apodero de la idea que hay detrás de ella. El recto pensar es necesario para usar mi mente de modo  constructivo y tener los resultados correctos.

Afirmo: “La sustancia divina fluye en toda su plenitud en mi consciencia y través de mí, como prosperidad en todos mis asuntos”.

“Guarda una curesma verdadera”

-Charles Fillmore-

Juicio Divino

marzo 24, 2015

EQUIVALENTE MENTAL blog

Día 30 martes  Leer Lucas 6:37-49

 El juicio humano es el acto mental de evaluar por comparación o contraste. El hombre intelectual siempre juzga a su semejante. El juicio divino es de la consciencia espiritual.

Cuando despertamos a la realidad de nuestra divinidad, la luz empieza a hacerse en nosotros desde adentro, y sabemos la Verdad; éste es el avivamiento de nuestra facultad del juicio. Esta facultad  se puede ejercer de dos maneras: desde la percepción de los sentidos, o se basa en los sentidos, sus conclusiones son falibles y con frecuencia condenatorias; si en comprensión espiritual son seguras.

La facultad del juicio discierna la Verdad y equilibra las facultades en rectitud. En las Escrituras, el juicio se aplica con frecuencia a la acción de la Mente Divina en su trabajo de juzgar; especialmente a las experiencias que vienen al hombre a través de la acción de la ley de justicia. El hombre redime esta facultad, situándolo en lo Absoluto, declarando y comprendiendo que su origen está en Dios y todas sus conclusiones se basan en la verdad.

Esto da un centro de acción desde donde el YO SOY empieza a poner en orden nuestro mundo de pensamiento.

No juzgo a otros sobre su culpa o inocencia. Me considero a mí  mismo y cuál es mi posición ante los ojos de mi Padre. Empiezo la reforma conmigo mismo. El asiento para el juicio de Cristo está en  mí, y el juzgar o discernir entre lo verdadero o falso tiene lugar en mí mismo. Diariamente siego los resultados de mis pensamientos y mis actos.

Afirmo: “ Mi juicio es justo porque  no ejerzo mi propia voluntad sino la de mi Padre.

Paciencia

marzo 23, 2015

83516768

Día 29   Lunes  Leer Hebreos 11:17-40; 12:1-6

La paciencia es un estado mental que contempla el mundo desde la armonía de la Mente de Cristo, una libertad del pensamiento personal. Es una actitud mental caracterizada por el equilibrio, calma y una quieta, sosegada confianza, especialmente ante condiciones difíciles. Tiene su fundamento en el amor.” Gran paz tienen aquéllos que aman la ley; y para ellos no hay ocasión de tropezar.” Salmos 119:165.

El primer requisito para el desenvolvimiento de la paciencia es comprensión espiritual. Mientras más amplia es nuestra visión de la vida, más libertad sentimos y no pasamos por las fricciones y molestias que vienen  a los están centrados en la personalidad.

Ser pacientes o no, depende de nuestra visión de la vida. Si uno es egoísta y centrado en sí mismo y vive en un mundo material, limitado por sus propios intereses, carece de las cualidades que producen la paciencia.

Podemos tomar el don de la paciencia y usarlo. Podemos recibirlo por fe y después aplicarlo a cada departamento de nuestro ser por la práctica diaria de la Verdad.

La paciencia nos da dominio de nosotros mismos. Desenvolvemos la capacidad de dirigirnos a nuestra conducta en rectos caminos, que es un resultado de la espiritualidad.

Comprendo que estoy alimentando mi consciencia con divina paciencia. Cando mis pensamientos están en armonía con la ley divina, desarrollan mi cuerpo en el bello, indestructible templo de Dios. “Corramos con paciencia la carrera que está ante nosotros, siguiendo a Jesús el autor y perfeccionador de nuestra fe.” Hebreos 12:1

Afirmo: “El espíritu sereno, tranquilo y confiable ahora cumple todos deseos de mi corazón. Descanso en paz.

“Guarda una cuaresma verdadera”

-Charles Fillmore-

El vencedor

marzo 22, 2015

 

96540280

Quinto Domingo (de Pasión) Leer Juan 20:19-31

Un vencedor es el que reconoce la Verdad de su ser y está renovando su mente, su cuerpo      y asuntos, cambiando sus pensamientos de las viejas creencias mortales a las nuevas como las ve en la Mente de Dios. Es el que demuestra la ley divina no sólo en la vida externa sino en lo más hondo de la consciencia. El  poder espiritual, la maestría y el dominio, son logrados por el vencedor. “Al que venza lo haré que siente conmigo en mi trono”.

La manera de vencer es, primero, situarse uno mismo por fe en la realización de nuestra filiación y segundo, demostrarla consistentemente en cada pensamiento y acto.

Una de las leyes mentales es que el hombre se vuelve igual a aquello con se identifica. Cristo es el único modelo perfecto. Todos desean vencer los errores. Cada uno debe, por eso, ser sabio e identificarse  con el Cristo.

Ninguna condición externa o circunstancia o circunstancia puede mantener al hombre esclavizado cuando hace contacto mental con Dios.

Fue el vencedor al que habló a Jehová cuando, por medio de uno de los viejos profetas, dijo: “Yo os restauraré los años  que la langosta ha comido”. Joel 2:25.

Tenemos muchas bendiciones. Empieza a alabar a Dios por la abundancia de todas las cosas; tus palabras henderán el éter omnipresente y el bien fluirá a ti en todas las direcciones. El trabajo que tengo que hacer para el mundo

Los milagros

marzo 21, 2015

comprension

Día 28, sábado. Leer Mateo  14: 15-36

 El primer milagro en nuestra consciencia es la transformación del agua de pensamiento el  vino del pensamiento, al introducir en ella algunos de los “ángeles de Dios” o verdaderas ideas.

En realidad los milagros son sucesos que tienen lugar como resultado de la aplicación de una ley superior a cierras condiciones.

Dios nunca hace milagros, si por milagros significamos una desviación de la ley universal. Lo que hicieron los profetas se hizo por acción de leyes inherentes en el Ser y abiertas al descubrimiento de cada hombre.

Con el poder de su pensamiento Elías penetró los átomos y precipitó abundante lluvia.

Jesús usó el mismo dinámico poder  del pensamiento para romper las ataduras de los átomos que componían los pocos panes y peces del almuerzo de un jovencito- y cinco mil personas fueron alimentadas.

  La ciencia está descubriendo la dinámica hacedora de milagros de la religión, pero la ciencia no ha comprendido aún el poder dinámico y directivo del pensamiento del hombre.

Todos los llamados hacedores de milagros aseguran que ellos no producen por si mismos los maravillosos resultados; que ellos son solamente instrumentos de una entidad superior.

Jesús dijo: “El que cree en mí, las obras que yo hago hará también”. Cuando continuo ejercitando mis facultades espirituales, las fortaleceré y comprenderé mejor y dejaré de hablar acerca de ninguna cosa como milagro.

Afirmo: “La clara mente sin nubes de Jesucristo domina todo mi pensamiento y discierno las omnipresentes leyes del Espíritu”.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.081 seguidores