Skip to content

La gracia de Dios

marzo 24, 2017

mar-de-calma2

Día 21, viernes. Leer Mateo 5:17-20; 38-48

“Tan lejos como oriente está del occidente, así ha removido nuestras transgresiones de nosotros.”

La gracia significa buena  voluntad,  favor, disposición a mostrar misericordia. Así, no nos sentimos como siervos de la ley, sino como receptores de la gracia de Dios, hijos del Altísimo.

La gracia de Dios se extiende para todos, no sólo para una secta o credo. Todos los hombres son iguales en el favor de Dios.

La gracia de Dios es mayor que las leyes de los hombres. Para volvernos receptores de aquello que el Padre nos quiere dar, debemos tomar en consideración el elemento de la gracia; saber que aún más allá de lo que pedimos, buscamos, ganamos o merecemos bajo la ley, Dios está más que dispuesto a darnos.

Dios como el gran principio creador del universo, siempre nos saldrá al encuentro a más de la mitad del camino. Volviéndonos receptivos a la “gracia de Dios, recibimos la medida de la provisión de Dios, que excede todo lo que podamos imaginar.

Percibo la realidad que “la gracia y la verdad vinieron con Jesucristo”; es decir, el verdadero poder salvador, redentor y transformador, viene a mí en el trabajo que hizo Jesús estableciendo para la raza una consciencia nueva y superior en la tierra. Entro en esa consciencia por fe en El y por medio del espíritu de la ley que El enseñó y practicó.

Yo afirmo: Por la gracia de Dios soy perdonado y sanado”.

Guarda una cuaresma verdadera – Charles Fillmore

El templo que es el cuerpo

marzo 23, 2017

gozo

                            Día 20, jueves.

Leer Mateo 6:16-34.

Dios creó la idea del cuerpo como un organismo que se perpetúa y renueva por si mismo y el hombre reconstruye en su cuerpo personal. Dios creó la idea del cuerpo, y el hombre, cono su pensar lo manifiesta.

Percibo como realidad que tendré un cuerpo perfecto y un perfecto mundo cuando comprendo y uso la perfecta palabra, la palabra que contiene todos los atributos de Dios. Así declaro que mis palabras están siendo penetradas por la completa compresión de Mente Divina y sus inheretnes ideas y conscientemente aplico esta comprensión en todo lo que siento, pienso, hablo y vivo, y estoy por lo tanto expresando el Cristo en mente y cuerpo.

Venciendo paso a paso la limitación del pensamiento material, cuerpo se vuelve más refinado y radiante.

La ley es que mi cuerpo se transforma por la renovación de la mente. Con afirmaciones la mente se apodera de palabras vivientes de la Verdad y las asimila en el cuerpo. Cuando entro y permanezco en la consciencia del Hijo de Dios, tengo vida eterna y mi cuerpo se transforma en carne pura, manifestando la perfección del espíritu.

Bendecir es invocar el bien sobre lo que se bendice. Es conferir el bien de Dios a alguien o a algo.

Así, bendigo el templo que es mi cuerpo y declaro su pureza, fortaleza y belleza. Vierto sobre mi cuerpo el aceite del amor y lo visto con vestidos de alabanza.

Comprendiendo que el cuerpo de Cristo en mi es el resultado de mi pensamiento manteniendo su unidad con el Espíritu aún en la manifestación, afirmo: “La Palabra de Dios en mi aviva mi mente, y mi cuerpo es transformado en la semejanza de Su glorioso cuerpo”.

“Guarda una cuaresma verdadera”

marzo 23, 2017

March April 2017 LPD Mtext.indd

DÍA 19 DE CUARESMA – La sangre de Jesús

marzo 22, 2017

La sangre de Jesus

Dia 19, miércoles.

 Leer Juan 6:41-65

Con el poder de Su palabra Jesús purificó y espiritualizó  la sangre natural de su cuerpo hasta que se volvió una corriente espiritual de vida en donde todos pueden entrar y ser  purificados.

Con el poder de Su palabra, Jesús difundió los electrones espirituales de Su cuerpo en la atmósfera del pensamiento de la raza, para que puedan ser aprehendidos  por todos los que creen en El.

En esta temporada de cuaresma comprendo como realizada que soy bautizado en su corriente espiritual de vida y soy purificado. Los electrones de Su sangre, que apropio, son centros de energía y vida en mí; me levantan y fortalecen.

Jesús llamó el pan que había bendecido, Su cuerpo y el vino, Su sangre. Cuando me apropio de palabras de Verdad, “las como”, como diríamos, participo de la sustancia y vida del  Espíritu y formo el cuerpo de Cristo. Así participo del cuerpo y la sangre de Jesús, el verdadero sacramento que vitaliza el cuerpo renovando mi mente.

La sangre de Jesús en mí es la vida es la vida contenida de Dios. La corono de la vida se alcanza viviendo eternamente en la presencia de Dios.

Lograr esto depende de la comprensión de la ciencia del recto pensar. Mi camino a la vida eterna está en mi reconocimiento de mi unidad con el Cristo de Dios.

  En su nombre estoy gradualmente transformando y regenerando mi sangre y mi cuerpo. Así soy salvado por Jesucristo.

Realizando la victoria sobre cada limitada creencia en lo mortal, afirmo:

Me regocijo en el poder restaurador de la sangre de Jesús activo poderosamente en mí para renovar, restaurar y sanar enteramente”.

“Guarda una cuaresma verdadera”

“Charles Fillmore

marzo 22, 2017

Evolución

marzo 21, 2017

genesis

Día 18, martes.

Leer Romanos 8.18-39

En todo hombre está envuelto el Cristo o la palabra de Dios; ésta es una idea que contiene ideas.

La evolución es el resultado del desenvolvimiento de las ideas en la mente. Lo que somos es el resultado de la evolución  en nuestra conciencia y nuestra consciencia es el resultado de las semillas de ideas sembradas en nuestra mente. Así, la evolución espiritual es el desenvolvimiento del Espíritu de Dios en expresión. Es el desenvolvimiento alcanzado por el  hombre trabajando bajo la ley espiritual. La humanidad es el Jardín de Dios del cual la tierra es la omnipresente sustancia de pensamiento.

La evolución del hombre hasta la expresión del Cristo o la Palabra (el Hijo) de Dios de cual la tierra

Se enseña claramente en el Nuevo Testamento como la suprema realización de cada hombre. “Porque la ávida expectación de la creación espera la revelación de los hijos de Dios.” Rom. 8:19

Sin alguna evidencia en nosotros del hombre crístico, somos poco más que animales. Cuando, por fe en la realidad de las cosas espirituales empezamos la evolución del alma, hay gran regocijo; nos regocijamos en  la esperanza de la gloria de Dios”.

El cristianismo enseña la ley completa de la evolución. “Dios dijo y así creó aquello que iba a aparecer. Dios planeó al hombre y al universo, y por medio de Su palabra los proyectó en la creación como principios ideales e inmanentes energías actuando detrás y dentro de toda visibilidad.

Yo afirmo: Yo soy uno con el Espíritu de comprensión divina siempre desenvolviéndose, siempre aumentándose. Toda mi consciencia está madurando en perfección.

Guarda una cuaresma verdadera – Charles Fillmore.

 

Jesucristo, nuestro ayudador

marzo 20, 2017

victoriosos-en-cristo

Día 17 – lunes Leer Romanos 8:1-11

Si Dios hubiera planeado hacer de Jesús un factor continuo y activo en nuestra civilización, no habría buen propósito en haber sido enviado y en el gran sacrificio que hizo. El vino a mostrarnos “el camino, la verdad y la vida”.  Prometió también que estaría con nosotros como Maestro. “Cuando él, el Espíritu de verdad, haya venido, él los guiará a toda la verdad”.

A nadie se pasa por alto. La mano ayuda de Jesús se extiende para  todos.        Quienquiera que seas. Adondequiera que estés, Jesús, en Su consciencia espiritual espera tu reconocimiento mental. Cualquiera que sea tu objeto, El te enseñará cómo alcanzarlo. “Cualquiera cosa que pidáis en mi nombre   eso haré.” Juan 16:23.

Jesús desarrollo los innatos poderes de la mente y el cuerpo y de esa manera se volvió un ciudadano de los cielos o plano donde habitan los hijos de Dios. Hizo esto con el poder de Su Palabra- liberando los electrones prisioneros de Su cuerpo y elevándolos a la consciencia espiritual.

¿Por qué no vemos a Jesús? Los ópticos demuestran que los ojos de los hombres son limitados en visión. Se dan cuenta sólo de rayos de luz dentro de un espacio muy estrecho. El microscopio revela un mundo de cosas vivientes de las cuales el ojo natural es completamente olvidadizo. Tanto por debajo como sobre la extensión de la vista humana, existen entidades vivientes. Nosotros sentimos a veces la presencia de lo que no vemos.

Afirmo: “Me regocijo en el poder restaurador de Jesucristo, ahora poderosamente activo en una nueva consciencia de vida en mi alma y en mi cuerpo.