Skip to content

Sé tú mismo

julio 29, 2015

 

https://i0.wp.com/www.superateatimismo.com/images/tu-mismo.jpg

——————————-

Tú tienes un propósito supremo en la vida, que es ser tú mismo la personalidad para la que fuiste creado. Vivimos en un universo que tiene propósito. Todo átomo y todo organismo en el universo es testigo de un designio o un propósito que determina su estructura, su función, su papel. En nuestro estado actual de comprensión, no podemos ver el propósito, ni siquiera el elemento más insignificante del universo, pero por la fe y la intuición sentimos que debe haber un propósito universal en toda la creación, que el espíritu creador, cualquiera que sea su naturaleza esencial, debe tener alguna razón para todo lo que existe. Por eso también toda persona debe tener incrustado dentro de la estructura misma momentos de auto-análisis, preguntas tales como: ¿Quién soy yo? ¿Qué es lo que estoy haciendo? ¿A dónde voy? ¿Por qué estoy aquí?-

Tu eres un ser, una persona, un individuo. Ese ser eres tú. Has sido tú. Serás siempre tú. Siempre has sido tú. Y ese ser es una parte integral del universo. Es la auto-expresión del Creador, y nunca puede ser destruido. Ser tú mismo es el propósito supremo de la vida, porque ser tú mismo es el propósito del Creador, Su voluntad y Su deseo.

Hay tremendas presiones del mundo de hoy. Organizaciones gigantescas, políticas sociales, y religiosas que tratan de condicionarlo, suprimirlo, distorsionarlo, negarlo, inflarlo, desinflarlo, y usarlo para sus propios fines. Y              sin embargo, es de en medio de tales presiones que el verdadero Yo de la humanidad emergerá triunfante para gobernar en reino de los cielos y el de la tierra que se le han dado.

J.Sig. Paulson.

La Formula divina – continuación del cap. 6

julio 17, 2015

Aguila_calva_volando

“La actividad de Dios es el único poder que trabaja en mi mente, en mi corazón y en mi vida. Toma esta parte de la fórmula, en tu mente y aceptala”, memoriza las palabras pero no te detengas ahí, medita en ellas, es decir digiérelas, asimílalas mental y emocionalmente, hasta cuando las palabras mismas capten la fe, el amor y la energía siempre presentes en tu mente y en tu corazón. A medida que persistes en esta prátcica de meditación, tu fe, tu amor, y tu energía ser transformaran rápidamente en el conocimiento de la verdad.

“La actividad de Dios es el único poder que trabaja en mi mente, en mi corazón y en mi vida.” Esta es una afirmación sencilla y directa de la Verdad. Hay una sola presencia y un solo poder en el universo. Por consiguiente, Hy una sola actividad, la acción creativa, amorosa, energética que diócorigen al universo incluyéndote a ti y que sotiene su creación tiernamentea través de toda la eternidad. No te preocupes si no entiendes completamente ésta gran Verdad al periuncipio, (estás en buena compañía). No se presenta a tu entendimiento sino a tu fe, poeque aquellos que han de experiemtnar la actividad de Dios en sus vidas deben primero creer que existe y que responde a su llamado. La comprensión vendrá por añadidura.

“La actividad de Dios es el único poder que trabaja en mi mente, en mi corazón y en mi vida.” Esta es una afirmación sencilla y directa de la Verdad. Qué alivio a conocer esta gran Verdad. Y que cambio produce en nuestras oraciones. Ya no necesitamos recordar a Dios negligente, ocupado por nuesteras dificultades y problemas, ni presionarlo para que haga algo al respecto. El ya sabe nuestras necesidades y la acción destinada a satisfacerlas está en proceso. Todo lo que nuestras oraciones necesitan conseguir es hacernos conscientes de esa acción divina volvernos a ella. Nuestra parte consiste en aquietar nuestras luchas mentales y conocer la Verdad.

J.Sig Paulson:   traducido por Luis Alfredo Pérez

La fórmula divina

julio 14, 2015

Afiche solo web

La actividad de Dios que enriquece la vida y la experiencia de todos aquellos que la usan. Tomadas con fe y amor multiplicará las bendiciones de una vida rica y exitosa, traerá nueva dirección y significado a la que está llena de autosufiencia ,revitalizará la que está signada por la monotonía y transformará completamente aquella que está agobiada por problemas de todo orden, pero antes de tomar la formula divina, una palabra de advertencia: Aún una aceptación a medida de la poderosa verdad que contiene la formula alterará completamente tu ´perspectiva de la vida, la comprensión que tienes de ti mismo o de ti misma y tu relación con Dios, te llevará además a experiencias en la vida que te harán crecer mental y emocionalmente en todos los demás sentidos. Tú estás listo o lista para una vida de inspiración, de modo que continúa leyendo. Aquí tienes las palabras que contienen la formula divina: La actividad de Dios es el único poder que  trabaja en mi mente, en mi corazón y en mi vida. Todas las falsas creencias, todas las apariencias negativas se disuelven ahora mismo por apariencias negativas se disuelven ahora mismo por la acción amorosa y perdonadora de Dios. Estoy completamente sano, fuerte y libre, tal como Dios me creó.

Ésta fórmula tiene tres secciones: La primera afirma simplemente la verdad, la segunda describe la acción de la verdad, la tercera nos dice el resultado de la acción de la verdad. El poder de la fórmula no radica en las palabras sino en la verdad que contienen. Sin embargo, las palabras sirven para un maravilloso e indispensable propósito; ellas dirigen tu atención hacia la verdad, ayudándote a tener una actitud de fe y de expectación, la cual lleva el conocimiento de la verdad, y entonces la verdad os hará libres de toda clase de limitaciones, sean mentales, emocionales, físicas y habituales.

J.Sig Paulson: traducido por Luis Alfredo Pérez

Meditación sobre la sustancia-

julio 3, 2015

Meditación sobre la sustancia

Yo estoy sosegado y quieto. La preocupación, la ansiedad, el miedo, y las dudas se desvanecen de la nada de donde vinieron. La confianza llega; la paz prevalece. Troco el ruedo de Tu vestidura, oh Cristo y todos los pensamientos de pobreza se sanan. Mis ojos están abiertos y veo sustancia en todas partes. Se extiende ante mi mayor que la extensión del océano y la tierra, mayor que todos los océanos y tierras de la multitud de los planetas, porque no está confinada ni limitada por tres dimensiones. Es del mundo del Espíritu, ilimitada, eterna. Me rodea como el aire que respiro, y me llena como la vida que siento. Es pensamiento para mi mente, alimento para mi cuerpo, provisión para mis necesidades.

Con amor infinito, el gran Dador ha creado sustancia para Su hijo, que soy yo. Él me ha dado el poder para moldear de ella todos mis deseos, para llenar todas mis necesidades; el poder para ser el cauce a través del cual fluye en Su universo para hacer fértiles todos los lugares del desierto. Día tras día, año tras año, edad tras edad, yo, y millones de Sus hijos hemos usado esa sustancia en cantidades limitadas, sin saber que era nuestra para usarla con abundancia. La veo ahora inundando toda la creación. Mientras más la uso, más fluye hacía mí y siempre es como si nunca hubiera sido tocada porque su vastedad es sólo comprendida ahora por la mente de su Creador.

Alabo y doy gracias por la vestidura de sustancia conque el Padre viste todas sus creaciones. Alabo y doy gracias porque me viste y provee para mí, Su más alta creación, Su más amada posesión, midiendo Su bien para mí con una medida que sobrepasa todas la previas ideas de la opulencia, todas las anteriores manifestaciones de la abundancia.

Cuando vuelvo al mundo material de los deberes de la hora, llevo consigo la compresión de la sustancia con mi eterno derecho de nacimiento, mi perdurable herencia, mi omnipresente posesión. Me sostengo firme en esta alta visión hasta que todo mi mundo externo manifiesta esta interior, opulenta perfección.

Francis Foulks.

junio 28, 2015

Escrito 14

junio 25, 2015

Escrito 13

junio 22, 2015

Escrito 12

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.083 seguidores