Skip to content

El deseo de vivir

septiembre 12, 2014

vida transformada

Los sanadores individuales no son los que avivan y sanan. El deseo del corazón humano no es lo hace que la vida fluya más libremente a través del organismo. No es lo que creemos que sea el cristianismo lo que nos lleva a las corrientes vivificadoras y sanadoras de la vida de Cristo. Lo que nos lleva a ellas es el avivamiento en nosotros del mismo Espíritu de Cristo que estuvo y está en Jesucristo-el Espíritu de Dios expresándose en el individuo como ideas divinas en la mente del Ser. Es verdaderamente el deseo y esfuerzo del alma vivir en pensamientos y acciones diarios con el Espíritu de Cristo, ese mismo espíritu que hizo a Jesús olvidarse de sí al hacer la buena y perfecta voluntad de Su Padre.

Creer en la ley espiritual, no pasivamente, sino activamente, es eliminar conceptos materiales erróneos y todo lo que es diferente a Dios. Dios y su creación perfecta es todo lo que es: no hay nada más. Cuando comprendemos y aplicamos claramente los principios espirituales, no consideramos la curación del cuerpo y los asuntos como un acto sobrenatural, sino como un resultado natural. La curación es el proceso normal y ordenado de la vida en funcionamiento. La salud es natural, y la enfermedad es anormal. Jesús fue la expresión perfecta de la Mente Divina. Por medio de Su mente individualizada, el diseño perfecto de la Mente divina cobró vida en aquellos que fueron a Él por ayuda. Al incitar la energía de sus almas hasta el grado que lo físico era absorbido por la vida sanadora, El capacito al hombre perfecto a manifestarse. La intención de tal curación, la curación espiritual, no es obtener favores especiales de Dios o de ignorar la ley divina o natural. La curación espiritual es posible simplemente porque el hombre es un ser espiritual, y la salud es la condición natural del hombre.

El gran sanador

septiembre 9, 2014

el pastor copia

Jesús reveló el ejemplo divino del cuerpo como un don del Padre, una creación perfecta y glorificadora, eterna en la Mente.

Para Él, el cuerpo físico, nunca fue el verdadero, porque vio más allá de la idea permanente y espiritual que existe en la conciencia infinita. Si no lo hubiera reconocido así, nunca hubiera podido demostrar Su poder sobre él al vencer la muerte. En la resurrección, Él llevó a cabo la semejanza divina del hombre como la concibió el Padre.

En el idioma inglés, la palabra santo tiene la misma raíz que la palabra sanar. La santidad y la salud comparten un mismo significado en su raíz: un estado de perfección. En el sistema de Cristo, la santidad y la salud se unen. La santidad es el estado espiritual interno; la salud es la manifestación de las ideas de Cristo en pensamiento, palabra y acción. La historia de la resurrección de Jesús declara claramente que fue su voluntad asumir el cuerpo natural reconoció por Sus amigos. Para ellos, Él aún debía llevar la imagen de todo lo terrenal, porque ellos no podían discernir Su imagen CELESTIAL. El cristianismo no indica que el hombre espiritual existe sin cuerpo, sino que su cuerpo no está circunscrito por las limitaciones superpuestas por la conciencia. Nos enseña que no entramos al reino de los cielos por la puerta de la muerte, sino sobre la muralla de las creencias mortales limitadas y que el reino espiritual no es un lugar diferente, sino una condición diferente.

_ La Guía de Unity para la curaciòn.-

Llegando a la fuente

septiembre 3, 2014

Flexible

Ser sanado es ser restaurado al estado original del ser… Sanados viviremos en perfección. La curación es una relación sin fricción entre la vida y el ambiente; se encuentra donde se halla la vida: En dios. La curación comienza donde comienza la vida: en Dios. Debemos ir a Dios para ser sanados. Si no podemos llegar a Dios, sólo podemos aliviar los síntomas temporalmente. No se logra curación verdadera sin llegar a la Fuente.

la fuente de curación es la energía de vida reanimada en el cuerpo. Jesucristo sanó al revitalizar la energía de vida que existia ya en Sus estudiantes, pero que se había vuelto inutilizada por los pensamientos erróneos. Cuando rendimos culto a Dios a Su modo, somos vitalizados de inmediato; no hay otra manera de obtener vida real y permanente. Esta vida no está disponible de fuentes externas. La fuente de vida es energía espiritual. Se compone de ideas, y el hombre puede usar su corriente al hacer contacto mental con ella. Podemos tener plenitud de vida al darnos cuenta de que vivimos en un mar de vida abundante, omnipresente y eterna, y no permitir que cualquier pensamiento que llegue a nuestra mente detenga la conciencia del fluir de la vida universal.

_ La Guía de Unity para la curaciòn._

La vida energética interna.

agosto 29, 2014

Doce poderes energia

La curación de un cuerpo enfermo depende de la fuerza de la vida en él. Algo puede hacerse por medios externos para ayudar y alentar ese poder sanador en nosotros, pero esa ayuda por sí misma no puede sanar un cuerpo quebrantado y débil. Un cirujano puede componer un hueso roto, pero él debe depender de la fuerza de vida para unir las partes. Jesús no produjo la curación que demostró al mundo. La curación llega cuando el alma hace contacto con Dios. El médico no concede salud, se une a nosotros para lograrla. Las leyes naturales que crean y sostienen el cuerpo son realmente leyes divinas, y cuando la persona pide la intervención de Dios para restaurar la salud, ella llama las fuerzas naturales de su ser a la acción. Esas leyes son exactas y constantes; los resultados son infalibles si uno puede hacer contacto con las leyes naturales de la vida y las deja trabajar. La ley de curación es un principio demostrable, tan efectivo hoy día como hace dos mil años en los tiempos de Jesús. Se manifiesta para cada individuo de acuerdo con su conciencia, Detrás de toda mente personal esta está la Mente Recreativa. La Mente- Dios no solamente puede restaurar y sanar, sino que puede establecernos en la conciencia de salud permanente.

Podemos ser aliviados de males corporales y aún no ser sanados. Una curación es más que traer a un estado de sanidad y normalidad la piel, los huesos, los nervios uy la sangre. La curación continua aun después de restaurar el vigor del cuerpo característico de la juventud, cuando la vida era un disfrute de músculos coordinados y funciones rítmicas, e incluso después de revitalizar el estado de libertad orgánica prevaleciente de la niñez.

 “La guia de Unity para curaciòn”

El poder sanador inherente

agosto 19, 2014

el-

Encontramos que hay un principio omnipresente de salud que penetra todas las cosas vivientes. La salud la verdadera salud, surge de nuestro interior y no tiene que ser manufacturada fuera de nosotros. La salud es la misma esencia del Ser y es tan universal y perdurable como Dios. Este espíritu de perfección es llamado el Espíritu Santo en el Nuevo Testamento. En la mitología clásica es llamado Higìa (diosa griega de la salud). Los cientifìcos modernos se refieren a él como el poder restaurador de la naturaleza. Ha sido reconocido tanto por el salvaje como por la persona civilizada en todo país y de toda edad. Tiene muchos nombres, y todos lo identifican como un impulso universal en el hombre hacia la perfección y hacia la continuación de esa perfección a pesar de toda fuerza que interfiera. Ningún método de curación puede crear nuevas células vivientes; solamente las fuerzas creativas en el cuerpo pueden hacer eso. El organismo tiende a mantenerse a sí mismo si nada interfiere con él. Las fuerzas creadoras son auto suficientes. No necesitan ayuda. Sólo necesitan el removimiento de obstrucciones que impidan su acción natural. El propósito verdadero de los agentes sanadores es despejar el camino para las fuerzas innatas y creativas. No importa que qué procedimiento se siga o cómo se emplee la ley sanadora, el objetivo sea establecer perfección, esto es, hacer surgir la actividad perfecta de fuerza de vida que renueva, reconstruye y sostiene el cuerpo. Sólo existe un poder sanador. El objetivo de la cirugía, los medicamentos o la oración el liberar el poder sanador inherente y restaurar el cuerpo a su condición normal de salud. Lo mismo da que se active la energía del principio de vida por meditación o por medicación.

La salud implica más vida. Las medicinas de por sí no pueden dar más vida. Un viaje o un cambio de panorama , a lo cual se recurre como terapia en enfermedades de la mente o del cuerpo, no dará vida excepto que tiende a relajar la mente y el cuerpo tensos y rígidos, y a permitir que Dios fluya para llenar la cerencia. No tenemos qu suplicar a Dios. Abundante vida entra de imediato en las mentes y cuerpos d las personas, como lo hace el aire en un vacío, en el momento en que ellas aprenden a soltar las tensiones conscientemente y se vuelen a Dios.

“La guía de Unity para curación”

Connie Fillmore Bazzy

El deseo de perfección

agosto 13, 2014

neuronas (2)

Debido a que el hombre es un ser espiritual, él es siempre el foco de un poder espiritual para manifestar vida con salud, armonía y abundancia perfectas. “A vuestro Padre le ha placido daros el reino.” La vida de Dios influye siempre en la vida del hombre como salud y curación.

El estado de salud es una condición de perfección y plenitud. Las personas son creaciones hechas a la imagen de Dios, y la curación y la manifestación del Cristo natural y perfecto que existe en toda persona. La salud es el estado natural del hombre. La palabra sanar viene de la latina sanare: aplicar medicinas, restaurar. Por lo tanto, una persona saludable es una persona restaurada, una que vive y funciona tal como su Creador deseó. La salud es fundamental en el Ser y ella es el derecho divino del hombre; es el estado ordenado de la existencia, y el hombre debe aprender a usar el conocimiento de esa verdad para sostener la conciencia de salud.

“La guía de Unity para curación”

Connie Fillmore Bazzy

A tono con la vibración divina

julio 27, 2014

comprensiòn*

Las palabras encierran secretos. Cuando analizamos lo que representa una palabra, parece liberar todo tipo de ideas en nuestras mentes. Por ejemplo, consideremos la palabra “encantadora”. Decimos “esta habitación es encantadora” o “él o ella tiene una o personalidad encantadora”. Cuando oímos la expresión “Escuela para señoritas” pensamos en un lugar donde los jóvenes se les enseña a caminar erectas, con gracia y a resaltar los más atractivo en ellas.

Veamos el significado en el diccionario de la palabra: “Someter a poderes mágicos. Conquistar o vencer mediante un poder secreto. Atraer o ganar la voluntad de alguien por dones naturales, como la hermosura, la gracia, la simpatía y el talento”. Podemos ver que esta palabra puede ser utilizada en un sentido mucho más amplio que para describir simplemente una habitación bonita o una personalidad atrayente.

En el momento en que nuestras mente analizan la palabra “conquistar o vencer mediante un poder secreto” puede que pensemos en el poder divino. Sin duda, el poder de Dios es capaz de conquistar y vencer cualquier obstáculo, cualquier amenaza.

Puedes también detenerte a ponderar la palabra secreto. Podrías decir: El poder de Dios no es un secreto”. Sim embargo, la palabra secreto no significa necesariamente que algo es mantenido oculto. Decimos que las profundidades del océano guardan muchos secretos. Y o también pienso que existen muchos secretos acerca del poder de Dios en nosotros que estamos aún por descubrir.

Charles Roth

-La mente: El poder maestro

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.