Skip to content

A tono con la vibración divina

julio 27, 2014

comprensiòn*

Las palabras encierran secretos. Cuando analizamos lo que representa una palabra, parece liberar todo tipo de ideas en nuestras mentes. Por ejemplo, consideremos la palabra “encantadora”. Decimos “esta habitación es encantadora” o “él o ella tiene una o personalidad encantadora”. Cuando oímos la expresión “Escuela para señoritas” pensamos en un lugar donde los jóvenes se les enseña a caminar erectas, con gracia y a resaltar los más atractivo en ellas.

Veamos el significado en el diccionario de la palabra: “Someter a poderes mágicos. Conquistar o vencer mediante un poder secreto. Atraer o ganar la voluntad de alguien por dones naturales, como la hermosura, la gracia, la simpatía y el talento”. Podemos ver que esta palabra puede ser utilizada en un sentido mucho más amplio que para describir simplemente una habitación bonita o una personalidad atrayente.

En el momento en que nuestras mente analizan la palabra “conquistar o vencer mediante un poder secreto” puede que pensemos en el poder divino. Sin duda, el poder de Dios es capaz de conquistar y vencer cualquier obstáculo, cualquier amenaza.

Puedes también detenerte a ponderar la palabra secreto. Podrías decir: El poder de Dios no es un secreto”. Sim embargo, la palabra secreto no significa necesariamente que algo es mantenido oculto. Decimos que las profundidades del océano guardan muchos secretos. Y o también pienso que existen muchos secretos acerca del poder de Dios en nosotros que estamos aún por descubrir.

Charles Roth

-La mente: El poder maestro

Descubre lo que vales

julio 11, 2014

Amor-animales_MUJIMA20120821_0031_31

Si hubiese juzgado mi vida según las expectativas sociales con las cuales solemos medir nuestro éxito, mi futuro era brillante. Yo era popular en la escuela, era buena estudiante y provenía de un buen hogar. Pero a los dieciséis años, me atrapó una desoladora noche oscura del alma que duró siete años.

Mientras iba a la universidad, ocultaba mi depresión y mitigaba mi dolor con medicamentos para la gripe y para dormir. La época entre mis dieciséis y veintitrés años, fue confusa y dolorosa. Sólo recuerdo el vacío de un alma quebrantada y desesperada. Después de graduarme, ¡me sentí más confundida y sola! Batallé con pensamientos suicidas, mas mi fe en Dios mantuvo viva una pequeña llama de esperanza. Debajo de mi angustia, aún creía que mi vida podía cambiar.

Recuerdo la noche en que sucedió. Fue un sábado y mi hermana había salido con su novio. Tras conseguir entradas para el estreno de una película al cual yo quería asistir, ella me dijo que sólo tenía dos boletos y uno era para su novio. Me sentí tan abandonada. Lloré por horas, sentí como si mi corazón fuera a romperse. De pronto, escuché la voz de mi abuela diciéndome: “Levántate. El desamor puede matar a una persona”. A pesar de que ella estaba a kilómetros de distancia, parecía encontrarse en la misma habitación. Y las palabras que yo había escuchado de ella en mi niñez vinieron a salvarme.

Mis lágrimas se tornaron una oración. Le pedí a Dios fortaleza y sabiduría para cambiar. Me puse en pie con la determinación de luchar por mi salud emocional. Mi cambio fue lento y, en ocasiones, doloroso. Leía la Biblia y escuchaba sermones, buscando un propósito. Pero sabía que tenía que hacer más que leer y estar inspirada, ya que la transformación es el resultado de tomar acción.

Con el tiempo, me di cuenta de los múltiples factores que alimentaron mi depresión. Uno de los principales fue que yo había caído en la trampa de vivir de acuerdo con las expectativas de otros. Estaba más preocupada por lo que los demás pensaban de mí que en ser yo misma. La presión social puede dificultar que una honre su propia voz, mas he aprendido que hay tres cosas que debemos defender:

La primera es nuestras verdades. Podemos sanar y prosperar cuando nos negamos a ser prisioneros de las percepciones de los demás. El grado en que podemos ser transparentes y abiertos determina la libertad y la autoaceptación que disfrutaremos. Cuando optamos por la pretensión en vez de la realidad, nos encarcelamos emocionalmente. 

También debemos hablar a favor de nuestros límites. La palabra “no” es una oración completa. Saber cuándo y cómo trazar límites en nuestras relaciones nos ayuda a evitar estrés y agobio innecesarios. Nuestros “nos” crean los contornos que son críticos para ayudarnos a establecer y mantener nuestra identidad.

Por último, debemos defender nuestros sentimientos. Tenemos que trabajar con y a través de nuestros sentimientos a fin de mantener una perspectiva y actitud saludables. La negación solía ser mi única opción para manejar las emociones intensas. Si alguien me lastimaba, en lugar de encarar el dolor y confrontarlo, minimizaba su impacto en mis sentimientos. Con el tiempo, llegué a estar tan adormecida que me resultaba difícil conectarme conmigo misma.

¿Estás viviendo la trampa de una imagen? A lo largo de la próxima semana, presta especial atención a cómo luces en diferentes contextos sociales. Ten en cuenta los momentos en los que te sientas incómodo o inadecuado. ¿Cómo manejas esos momentos?

¡Acepta tu grandeza! Afirma en voz alta: “¡Dios quiere usarme, tal como soy, para cambiar el mundo!” Practica escribir en tu diario consistentemente para aumentar tu conciencia de ti mismo.

Ser claro sobre tu identidad te ayudará a vivir con libertad y pasión. ¡Es el momento para que vivas lo que vales!

- Coach Felicia -

“Unity en linea -

La dinámica de la oración

junio 22, 2014

Prayer7.16.13.shutterstock_73552861

Cuarto principio de Unity

En todas las épocas la humanidad ha hecho el esfuerzo espiritual de realizar la unión consciente con ese centro en lo más íntimo   de nuestro ser en donde la verdad mora eternamente. Esta realización solamente puede realizarse por la oración verdadera.” Esta declaración de las enseñanzas de Charles Fillmore trae a los estudiantes de Unity la comprensión de que hay un gran poder en la oración, y cuando esta se practica correctamente puede traernos curación, prosperidad y mejores relaciones humanas – de hecho, puede literalmente rehacer nuestras vidas.

Debemos orar porque es debido a nuestras oraciones que cambiamos nuestra conciencia. Nos apartamos de lo que es negativo, de toda apariencia de carencia o necesidad. La verdadera oración levanta nuestra visión a nivel divino y nos capacita a visualizar como pueden ser las condiciones cuando estamos en armonía perfecta con Dios.

Dios es el bien, Dios es todo y espera que utilicemos el bien que nos ha dado. Así por medio de la oración verdadera, liberamos la energía poderosa de Dios, como una fuerza constructiva y creativa de nuestras vidas y asuntos.

Puedes valerte de ese poder de las siguientes maneras:

Primero Cada día crea una oportunidad de estar solo con el propósito de orar. Descansa en la seguridad de que Dios está contigo y no vives y trabajas solo.

Segundo: Concentra tu mente en la gran Verdad de que tu bien está ya establecido y todo el bien que es Dios está ya en el universo. Esta es la promesa de Jesús y, por lo tanto podemos confiar en ella.

Tercero: Declara ese bien para ti. Habla palabras poderosas de gozo, confianza y entusiasmo. Ten la seguridad de que eres un hijo o una hija de Dios y que es un placer del Padre darte su reino.

Cuarto: Dirige la fortaleza y poder de tu fe a esa declaración. Di otra vez que ella es la realidad de la vida y luego cree esto. Concentra todos los poderes mentales en esta Verdad que hablas. Deja que la fase subconsciente de tu mente se llene del pensamiento de que el bien que decretas es la realidad concebible más poderosa.

Quinto: Expresa una sensación de extraordinaria gratitud por la fe, amor, seguridad, paz, salud y verdadero progreso en todos los asuntos de tu vida.

Toda persona que sigua estos pasos no continuará en su vieja manera de vivir. Una nueva confianza y un nuevo entusiasmo por la vida nacerán en la conciencia de la persona que practica la dinámica de la oración.

Así por medio de la oración verdadera, liberaremos la energía poderosa de Dios.

- Ralph Rhea-

La ley del aumento o disminución.

junio 19, 2014

Guarda Una Cuaresma24

Tú siempre estás usando la ley del aumento o disminución.

Toda la gente normal busca un mejoramiento en su alimentación, ropa, mejoramiento del hogar, más belleza, más conocimiento, lujos o placer y comodidad en su trabajo; más aumento de su bien en todas las cosas. Y lo hacen bien. Este es un deseo Divino. Siendo así, el deseo normal para el aumento del bien no debe ser condenado o supeditado porque éste es Divino y puede levantarse a niveles divinos de expresión a través de las leyes espirituales del pensamiento próspero.

Que maravilloso es usar la ley del aumento es vez de la negativa ley de la disminución. Cuando la gente critica, condena y menosprecia a los otros, no se da cuenta que a través de la ley de la acción de la mente, piden las mismas cosas para que les suceda lo mismo. Nunca gastes tu tiempo dándote a ti o a otro el pensamiento de la disminución; como pan arrojado al agua, lo que envías, se devuelve multiplicado y producirá los correspondientes incidentes en tu propia vida.

Catherine Ponder

La ley de decretar

junio 5, 2014

Arte final

Las afirmaciones son una forma de decretos
“Y decretarás algunas cosas, y éstas serán hechas para ti, y sobre tus caminos brillará tu luz.” Job 22-28

1. ¿Qué es?

DECRETAR: Tener autoridad o dominio.

La ley de decretar es tu llave de dominio.

La ley de decretar te ayuda a trasladarte hacia la cumbre y contemplar desde allí tu mundo con un sentimiento de autoridad y control, lo que produce resultados similares.

SECRETO DE LA LEY DE DECRETAR: “Una aseveración positiva para el bien que deseas experimentar es a menudo todo lo que necesitas para voltear la situación de los hechos y producir el bien con rapidez y fácilmente para ti”.

Es una de las más fáciles de usar. Después de haber hecho la lista de tus deseos y después de haberlos imaginado totalmente cumplidos, es tiempo de dejar salir la sustancia de ellos en palabras de decreto dando orden, las que pueden mover el éter en acción.

2. Decreta a través de las palabras
“Ay de aquel que dicta incorrectos decretos”. Isaías 10
———————
El poder es un energía vital y su lugar en el cuerpo es la garganta, en la raíz de la lengua.

Lo demostramos al pronunciar conscientemente palabras positivas y poderosas de verdad.
Jesús se refirió a este poder cuando dijo:

Las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida.
Juan 6:63

Cuando estás a tono con Dios, puedes dar energía y poder a cualquier buena intención fácil y rápidamente.

“Ay de aquel que dicta incorrectos decretos”.

Isaías 10

Los estudiantes sobre la mente han enseñado el poder de las palabras. Los líderes espirituales de Egipto, India, Persia, China y tibet enseñaron a los estudiantes a hablar solamente cuando tenían algo constructivo que decir.
Al conocer e daño de hablar ocioso, ellos establecieron un plan para determinar si es sabio decir una cosa ¿Qué: “Es verdadera, es buena, es necesaria?” Aún si es verdadera y si no es buena, seguramente no es es necesaria.

Cuando comienzan a diario, consciente y deliberadamente a afirmar el bien que quieren, sus órdenes parecen cumplirse.

3. Las afirmaciones son una forma de decretos.

AFIRMAR: “Hacer firme”.
La práctica diaria de afirmaciones verbales y afirmaciones silenciosas es el cambio más simple de invocar la ley de dar la orden para crear el bien.

Mediante la declaración verbal o afirmando el bien que deseas, en lugar de continuar hablando acerca de lo que no quieres, darás ocasión a que, comiences a hacer estable en la mente y en los éteres invisibles, el bien que deseas.

Mientras continúes afirmando el bien que deseas, éste se precipita como un resultado visible.

4. Tú creas tu mundo con palabras

“Nunca desestimes el poder de las palabras.”

“Si no gustas del mundo que has hecho previamente con tus palabras de carencia, limitación, discordia y tiempos difíciles, puedes empezar a construir un nuevo mundo de ilimitado bien y prosperidad, cambiando tus palabras de ordenar y decretar”.

La ley de decretar es una de las más fáciles y rápidas para producir los resultados.

Las personas en clases de prosperidad tomaron oraciones afirmativas que satisficieran sus propias necesidades y las declararon una y otra vez mentalmente, por lo menos quince minutos o cinco minutos tres veces al día. Si no podían recitarlas oralmente, las escribían docenas de veces.

AMO LO MÁS ALTO Y LO MEJOR EN TODAS LAS PERSONAS Y AHORA ME DIRIJO A LO MÁS ALTO Y A LO MEJOR DE LAS PERSONAS”.

De especial poder: “TODAS LAS COSAS Y TODAS LAS PERSONAS ME PROSPERAN Y YO HAGO PROSPERAR TODAS LAS COSAS Y A TODO EL MUNDO AHORA”.

5. ORDENA A TU BIEN QUE APAREZCA

“Declaraciones definidas de órdenes, se deben usar para satisfacer necesidades definidas”.

a. Si tu provisión de dinero es escasa y tu cartera parece vacía (tómala en tus manos y, en voz alta varias veces:
“TE BENDIGO Y TE BENDIGO POR LA RIQUEZA DE DIOS QUE AHORA ESTÁ SIENDO DEMOSTRADA EN TI Y A TRAVÉS DE TI”.

b. Para los vestidos perfectos y el guardarropa que cada pensador próspero debe tener:
“DOY GRACIAS PORQUE ESTOY HERMOSA O HERMOSO Y APROPIADAMENTE VESTIDA O VESTIDO CON LA RICA SUSTANCIA DE DIOS”.

c. Por la perfecta y confortable vivienda:
“DOY GRACIAS PORQUE ESTOY APROPIADA O APROPIADO Y HERMOSAMENTE ALBERGADO CON LA RICA SUSTANCIA DE DIOS”.

d. Para manifestar juventud, belleza….
“DOY GRACIAS POR LA SIEMPRE CRECIENTE SALUD, JUVENTUD Y BELLEZA”.

e. Provisión de la despensa:
“ME REGOCIJO EN LA ABUNDANCIA DE DIOS, QUE CONSTANTEMENTE SE MANIFIESTA COMO SOBREABUNDANTE PROVISIÓN AQUÍ Y AHORA”.

f. Para evitar llamadas telefónicas innecesarias, que son sólo pérdida de tiempo. (cerca del teléfono):

“EL ORDEN DIVINO SE ESTABLECE AHORA Y SE MANIFIESTA REINANDO LA SUPREMA ARMONÍA”.

g. Para empezar el día:
“¡CON ALABNZA Y AGRADECIMIENTO ME COLOCO BAJO SU CUIDADO PARA GUIARME, GOBERNARME, PROTEGERME Y DARME PROSPERIDAD!” SOY PROVISTO DE TODAS LAS COSAS QUE NECESITO AHORA. MI RICO BIEN SE HACE VISIBLE ESTE DÍA.

Hablarás palabras de prosperidad y éxito cada día, que sea una orden para que veas resultados:

“MIS PALABRAS ESTÁN CARCADAS DEL PODER PROSPERADOR”.

Para el aumento de ingresos:
“DOY GRACIAS PORQUE EL INGRESO DE MIS FINANZAS AUMENTA AHORA PODEROSAMENTE A TRAVÉS DE LA ACCIÓN DIRECTA DEL RICO BIEN DE DIOS”.

Para el pago de mis cuentas, obligaciones monetarias:
“DOY GRACIAS POR EL INMEDIATO Y COMPLETO PAGO DE TODAS MIS OBLIGACIONES MONETARIAS DEL MODO MARAVILLOS Y PROPIO DE DIOS”.

Para el aumento de éxito en todos los renglones:
“DOY GRACIAS PORQUE CAADA DÍA ME ESTOY VOLVIENDO MÁS Y MÁS RICO”.

Para armonizar hogares y negocios:
“SEA LA PAZ DENTRO DE MIS MUROS. LA TRANQUILIDAD DENTRO DE MI PALACIO”.

6. LAS AFIRMACIONES SON DE GRAN AYUDA PARA TU TRABAJO

El servicio que se ofrece mediante el trabajo cotidiano debe ser expresión de la sabiduría del Padre:

“SOY UN HIJO DE DIOS VIVIENTE. POR CONSIGUIENTE SOY UNO CON SU SABIDURÍA. ESA SABIDURÍA ME CONDUCE AHORA POR LOS SENDEROS DE RECTITUD, PAZ Y VERDADERO ÉXITO”.

“LA DIVINA INTELIGENCIA SE MUESTRA AHORA EN TODO LO QUE NECESITO SABER”.

7. LAS AFIRMACIONES PRODUCEN RESULTADOS SATISFACTORIOS

“Nunca he conocido a una persona que conscientemente siga el método de las afirmaciones diarias y que afirme por corto tiempo, sin haber producido resultados satisfactorios en su vida. Ni he conocido un estudiante que realmente tenga éxito, si omite el uso de las declaraciones de orden verbal y silenciosamente” (Catherine Ponder).

La ley de dar la orden de prosperidad conduce a la gran autopista, la carrera real del éxito.
Una mente que ha estado impregnada de pobreza y fracaso durante años, necesita una ayuda diaria para levantarse a la riqueza de pensamiento, actitudes y expectaciones.

Hay que tomar métodos especiales para producir resultados a la cara de extremas circunstancias.

El decir palabras de éxito y prosperidad parece ser un método inusual, y así es. Pero, siguiendo y tratando, si deseas, lograrás un cambio en lo normal de tus pensamientos de pobreza y fracaso por los de prosperidad y éxito.

8. ESTA LEY NO ES NUEVA

“Nunca más venga fruto de ti para siempre”. .. “La higuera se marchitó al instante”. Mateo 21: 19

Jesús usó la ley de decretar, como lo hicieron muchos personajes grandes de la Biblia. Él probó, en muchas ocasiones, el poder de los decretos.

Cuando fue tentado en el desierto por tres veces, encontró positivo el desafío a través de la ley de la afirmación positiva.

Cada vez que el demonio trató de tentarlo, Él usó numerosas y positivas frases de la escritura.

“Vete de aquí, Satanás” (Mateo 4: 10) Es una poderosa frase de mandato para usarla en una situación de angustia.

- Muchas veces encontrarás que al usar la ley de decretar y no haber conseguido los resultados deseados, puede que hayas sido muy suave. El pasaje dice: “Gritó con voz fuerte: Lázaro levántate” (Juan 11:43).

- Usar métodos suaves, sin énfasis, para quitarnos el espectro de pobreza y fracaso, es tan ineficaz como hablar inglés a un francés que no lo entiende. No se hace comunicación o contacto.

9. LAS AFIRMACIONES RESUELVEN TUS PROBLEMAS

Se citan aquí, afirmaciones que usó la doctora Emilie Cady, anteriormente médico en la ciudad de Nueva York.
Ejemplos:
- Para liberarse de la fuerte personalidad de alguien que la atormentaba: “NO HAY PERSONALIDAD TAL COMO ÉSTA EN EL UNIVERSO. NO HAY NADA SINO DIOS”.

- En situaciones de enfermedad: “NO HAY SINO DIOS. TODO LO DEMÁS QUE APARENTA SERLO ES MENTIRA”.

- Este pensamiento repetido probó ser su liberación de pobreza: “ESTÁ HECHO. DIOS SE MANIFIESTA COMO MI PROVISIÓN”.

EL SÓLO CONOCIMIENTO DEL PODER DEL PENSAMIENTO PRÓSPERO NO ES SUFICIENTE. DEBES PONERLO EN ACCIÓN. EL DIARIO USO VERBAL DE FRASES POSITIVAS TE AYUDA A LOGRARLO.

10. LAS AFIRMACIONES TRABAJAN MARAVILLOSAMENTE

La mayoría de nosotros hemos sido pigmeos humanos cuando podríamos haber sido gigantes espirituales, si nos hubiéramos atrevido a ordenar el bien de Dios que se manifestará como él nos autorizó para hacerlo.

Según un Ministro Metodista, se describe la ley de decretar como “excelentes afirmaciones que trabajan maravillosamente en la vida humana”. Descubrió que muchos en su congregación estaban convencidos que recibían ayuda más concreta al usar afirmaciones llenas de fe. Mejor que con cualquier otra técnica.

“La doctrina debe extenderse a trabajar por la salud, armonía y abundancia en la vida de sus fieles”.

11. ÚNETE A OTROS CON TUS AFIRMACIONES

“EL REINO DE DIOS ESTÁ ENTRE NOSOTROS Y EL SUPREMO BIEN SE MANIFIESTA AHORA EN CADA FASE DE NUESTRO MINISTERIO”.

“Es bueno tener, al menos, otra persona para usar el poder de las afirmaciones de decreto, especialmente cuando las situaciones parecen no responder inmediatamente con sólo los decretos, y que esa persona también crea en el éxito de las técnicas”.

Siempre, nuestros períodos de decretar afirmativamente, han traído resultados satisfactorios.

12. ESCRIBE TUS AFIRMACIONES

“Quizás estés en una situación donde no se facilite para el uso verbal de la ley de decretar, escribe tus afirmaciones una y otra vez”.

“ESTA SITUAIÓN NO ME HACE DESMAYAR. DIOS ESTÁ CONMIGO PARA LEVANTARME Y HACER TODAS LAS COSAS BIEN. CONFÍO TODAS LAS COSAS DE MI VIDA AL TIERNO CUIDADO DEL PDRE. SÉ QUE SU DESEO 2. PARA MÍ ES SALUD, FELICIDAD, PROPERIDAD ESPIRITUAL, DESENVOLVIMIENTO Y TODO LO QUE ES SBUENO”.

“NADA SINO EL BIEN PUEDE VENIR A MI VIDA PORQUE DIOS ESTÁ A CARGO”.

13. REAFIRMA TU FORMA DE SANAR

La palabra “prosperidad” significa crecer poderosamente, tener éxito en cualquier meta y objetivo deseados.

- La medicina psicosomática, la psicología y la psiquiatría están de acuerdo en el considerable poder que la mente tiene sobe el acuerdo para la enfermedad y la salud.

- Cuando se quiere manifestar salud, sanación es necesario tener en cuenta dos cosas:
1. Parar de hablar de la experiencia de enfermedad y sus circunstancias.
2. Afirmar la vida y esperar vivir. “PERMITO A LA SALUD DIVINA MANIFESTARSE EN MÍ AHORA.

14. LAS AFIRMACIONES FASCINAN E INSPIRAN

“Serás renovado por la renovación de tu mente”. (Rom. 12:2 )

- Tú puedes tener el rico bien de Dios para lo que deseas si pagas el precio de decretar afirmaciones diariamente.

- Tú verdaderamente puedes llegar a ser lo que quisieras ser, al afirmar que ya lo eres.
Tres pasos para la prosperidad:

1. Diariamente escribe tus notas del bien que deseas.

2. Mentalmente imagina los resultados de los éxitos.

3. Osada y deliberadamente afirma y decreta a esos resultados de éxitos que aparezcan.

NO PODRÁS PARAR EL TORRENTE DE BIEN QUE LLEGARÁ A TU VIDA

Catherine P0nder

Los que administran la abundancia de Dios.

mayo 30, 2014

como-crear-abundancia

En las Sagradas Escrituras no hay ninguna evidencia de la condenación de riquezas, sólo la condenación de su uso incorrecto y de sus malos efectos de algunas personas. Sabemos que Jesús rehusó aceptar un joven rico como uno de Sus seguidores, y aún así aceptó a José de Arimatea. Esto se debe a que uno de ellos era un esclavo de su riqueza, mientras que el otro era dueño de la suya. José supo cómo usarla al servicio de Dios; él se consideraba administrador de la abundancia de Dios. El manejó las riquezas sabiamente, y no las envileció, usándolas con propósitos malos o   egoistas.

             Jesús supo que la riqueza es la herencia divina de todos. El supo que Dios es Lafuente de toda riqueza y que cuando nos damos cuenta de que Dios es el dueño y nosotros somos los administradores y nos comportamos de acuerdo a Sus normas, las riquezas rebosan de bendiciones espirituales. El también supo que – y de allí su advertencia – cuando mezclamos nuestros pensamientos de riqueza con lujuria, egoísmos, extravagancia, derroche y pereza, adulteramos el bien de Dios e impedimos el disfrute de felicidad y la armonía derivadas de la riqueza.

             Vigila tus pensamientos cuando manejes dinero, ya que éste se vincula a través de de tu mente a la única Fuente de toda substancia. Cuando piensas en tu dinero, el cual es visible, como algo que se une a una fuente invisible que da o retiene de acuerdo a tus pensamientos, tienes la clave de todas las riquezas y la razón de toda escasez.

La curaciòn en las finanzas

mayo 29, 2014

vision

La curación es un poder que se puede aplicar en todo lo relacionado con la vida del hombre. Es un don que  sana la mente, el cuerpo y todos los asuntos. Trabajar para establecer la curación en las finanzas es necesario como tratar cualquier dolencia del cuerpo, es más, una conciencia de escasez, de limitación, pobreza y miseria, calamidad y estancamiento de toda índole del fluir proveedor, es una de las mayores enfermedades que se puede sufrir.

Una conciencia de escasez,  de pobreza, es la causa del desconocimiento de Dios como la fuente proveedora y de sus leyes dinámicas para prosperar. E n el libro de crónicas encontramos las bellas palabras de Salomón reconociendo a Dios como la fuente proveedora que dicen:

“La riqueza y la gloria proceden de ti, y tu dominas sobre todo; en tus manos está la fuerza y el poder, y en tus manos hacer grande y dar poder a todos.Ahora pues, Dios nuestro, nosotros, nosotros alabamos y leamos tu glorioso nombre”

1Cro.29: 12-13.-

Dios es el poder proveedor, generador de energía y sustancia. Todo lo que hoy vemos, manipulamos y poseemos primero fue energía, sustancia, poder, luz, idea y todo lo traemos a manifestación por la acción del pensamiento, el sentimiento y la palabra.

Todo esto nos dice que la prosperidad no depende de los millones que poseemos, sino de la conciencia de abundancia que se va creando y en la que se puede descansar aunque aparentemente no se vea tangiblemente.

El hombre moderno está sufriendo muchas calamidades, tiene necesidades espirituales, emocionales y físicas, la una se entrelaza con la otra. La sociedad de consumo no está llevando al tope, porque no hay presupuesto que alcance para cubrir los gastos, el salario no cubre las necesidades primordiales de las personas, ya que el dinero pierde diariamente su poder  adquisitivo y las dificultades financieras se presentan en todos los niveles de las clases sociales.

La falta de conocimiento de la sustancia divina no tiene enfermos de ansiedad por cosas que hoy son y mañana desaparecen, y hay pánico, miedo, inquietud y desconfianza, incertidumbre e inseguridad. Unos tienen afán por no perder lo que tienen y otros por conseguir. Por eso se necesita una conciencia de curación  para estas enfermedades psicológicas, que al final se vuelven crónicas, estancando  el infinito fluir del bien del Padre.

Continúa…….

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.