Saltar al contenido.

Piensa en prosperidad, siente prosperidad, se próspero

abril 22, 2014

prosperidad-20131

Pensar en prosperidad no es pensar en riquezas físicas, en acumular cosas, en poseer miles de propiedades, como vehículos, semovientes, dinero o tesoros. Todo esto es parte de la prosperidad y es lo que compone la riqueza física. Pero la prosperidad es algo más. Es un estado de la mente. Los que han prosperado han descubierto este estado mental, y los que no han entrado en este estado de conciencia necesitan levantarse de él.

Centrar la mente en acumular riquezas, es cerrarla a las ideas de abundancia y prosperidad, pero abrirla a las ideas de abundancia y prosperidad es ampliarla más y descubrir sus dimensiones inconmensurables. Profundizándonos en las avenidas de nuestra mente nos encontramos sumergidos en la Mente Divina y descubrimos de esta manera que no hay sino una Sola Mente, que es Todo Poder y Única actividad el universo.

El poder del pensamiento se le ha dado al hombre para que se unifique con los reinos superiores y con Su creador, no para que gaste su poder entreteniéndose en cosas pequeñas que son hoy y mañana desaparecen. A esto fue que Jesús se refirió cuando dijo: “Así es el que hace para sí tesoro y no es rico para con Dios” (Lc 12:21). De nada le  sirve al hombre poseer todos los tesoros del mundo si está separado y desconectado de la fuente de vida, inteligencia y sustancia, en vez de ser feliz, es un esclavo de sus riquezas.

Pensar en prosperidad es abrirse al reino invisible de la Mente y conscientemente pensar en cada idea que va emergiendo de su propia  mente divina, de su reino interno de los cielos. A medida que te abres en mente, corazón y alma a la abundancia, estás desenvolviendo, creando y formando la llave maestra de la prosperidad.

-Sicología de la prosperidad-
“Luis Alfredo Pérez”

Tu oculto poder de prosperar

abril 20, 2014

109350231

Mira, Jehová tu Dios te ha entregado la tierra; sube y toma posesión de ella, como Jehová el Dios de tus padres te ha dicho; no temas ni desmayes.

Deut. 1:21

Entonces os dije: “Habéis llegado al monte del amorreo, el cual Jehová antes fuisteis rebeldes al mandato de Jehová vuestro Dios nos da”

Deut. 1:20

Jehová representa tu Yo Soy, tu interno ser, tu propio espíritu, tu Cristo morador, tu interna luz, que está diciendo siempre sube. Subir significa levantarse, ascender. Superarse. Motivarse, cambiar, aceptar, tomar posesión.  Mientras no se toma posesión de esa riqueza interna de la verdad, mientras no alumbramos con nuestra propia luz, esa tierra del amorreo (conceptos salvajes de indiferencia, de inconformidad, fase de los sentidos, desviación externa, pobreza, escasez).

El Seños de nuestro ser nos manda a apropiarnos de todo los que nos pertenece por derecho divino. Todo lo que inherentemente se acepta, se manifiesta externamente y hay que tomar posesión. La riqueza interna que visualizamos se manifestará en tu mundo porque “como es arriba es abajo” como lo ves en tu interior así es tu exterior.

La divina sustancia radiante, inherente en cada uno es la tierra que Jehová nos ha dado y todavía continua dándola a quien la acepte como tu herencia divina.

No temer ni desmayar y estar seguro es persistir en esa interna búsqueda, encontrar los tesoros internos. Así continuamente en reconocimiento y aceptación, la promesa del Padre se manifiesta hoy tan pronto se acepta.

Dice el Dr. Ernest Willson: “No pidas lo que no esperas recibir. Si tú crees , pero tus deseos están en conflicto, tur oraciones serán contestadas de acuerdo  a tus creencias y no de acuerdo a tus deseos. Si tu creer o aceptación y seguridad están en contra de tus deseos, y cada oración te pone más tenso, suspende de orar por tu deseos y ora por aumentar tu fe”.

Afirma siempre: Señor, ayúdame en mi incredulidad.

“Luis Alfredo Perez “

-Sicología de la Prosperidad-

La resurrección

abril 19, 2014

pascua.

Domingo de Pascua. Leer Juan 20:1-18

La pascua Florida es la celebración de la resurrección de Jesús. Su sentido interno y significación espiritual del YO SOY en el hombre, que ha estado muerta en la transgresión y el pecado, y enterrada en la tumba de la materialidad.

“Yo vine para que ellos tuvieran vida y la tengan abundantemente.” La resurrección es el levantamiento del hombre entero-espíritu, alma y cuerpo- a la consciencia crística de vida y perfección. Esto lo hizo Jesús. La tumba no  pudo retener su redimido, perfeccionado cuerpo templo. La resurrección es hecha por poder acelerador del Espíritu Santo.

Cada vez que no levantamos a la realización de la eterna vida en nosotros, uniéndonos a la Mente del Padre, la resurrección de Jesús tiene lugar de nosotros. Todos los pensamientos de limitación y de creer en la obediencia inevitable a la ley material, se dejan en la tumba de la materialidad. Jesús nació en el pensamiento de la raza para poder reconstruirla en conformidad con la ley divina. Así se volvió nuestro guía en el camino, nuestro Salvador, nuestro Ayudador.

Hoy la luz de la Verdad está iluminando mi mente y me levanto en la majestad de mi divina filiación, proclamándome hijo del  Altísimo, libre de toda creencia del pecado, la enfermedad y la muerte.

Afirmo: En unidad con Cristo sé que soy resucitado a la vida, luz y poder de Dios.               

Descansando en Dios

abril 19, 2014

http://unitybaq.files.wordpress.com/2013/03/miercoles-santo.jpg?w=600&h=743

Día 40, sábado. Leer Isaías 11:1-10; 12:1-6

Después de la crucifixión de Jesús, fue sepultado en la tumba de José Arimatea. Jesús representa  la expresión de la identidad del YO SOY. Arimatea, UN conjunto de pensamientos elevados, un alto estado  de consciencia en el hombre. José representa un carácter en todos los aspectos. No sólo se ensancha nuestra comprensión, sino aumentamos en vitalidad y sustancia. Estamos descansando en  Dios y al mismo tiempo recogiendo fuerza para el poder de  mayores demostraciones seguirán.

Un grado de purificación, una limpieza  de consciencia sensorial se ha llevado a cabo. Repasando mentalmente nuestras experiencias, reconocemos que nada se  destruye realmente, sino se trasmuta. Por medio de la fe, medimos el progreso que hemos hecho y encontramos que estamos logrando una consciencia de radiante sustancia y vida superior. Nada se pierde. Cuando  la consciencia sensorial se eleva a un nivel superior , todo lo que le pertenece  se salva con ella.

En realidad, lo invisible no puede verse, tocarse o comprenderse con los sentidos externos, pero en este reino se hace un trabajo grande y poderoso.

Hoy comprendo como realidad que la levadura “que fermenta toda la masa” es la Verdad. La palabra de  Verdad en mi no está ociosa, sino extendiéndose silenciosa de un punto a otro. Este proceso continuará  hasta que mi consciencia consciencia entera sea vitalizada por el Espíritu Santo.

Afirmo: “Descanso en la consciencia de vida y fortaleza eternas, y soy hecho perfecto”

-Charles Fillmore-

Crucifixiòn

abril 18, 2014

74180799

Día 39, Viernes Santo Leer Juan  19:1-42.

La crucifixión de Jesús en el calvario fue el último paso en una obra que había estado haciéndose en él durante treinta y tres años y cuando resucitó estaba enteramente libre de la mente carnal con todas sus limitaciones.

Había vencido todas las tendencias carnales que había tomado para liberar la raza de su esclavitud.

La palabra crucifixión significa cancelar en nuestra consciencia cierto errores que se han vuelto estados mentales fijos, es el decreto por un maestro de la final extinción de la mente carnal, la entrega de la personalidad entera para que la Mente de Cristo se exprese en toda su plenitud. Esto

está representado en  la crucifixión de Jesús.

Calvario significa “el lugar de una calavera”. La mente carnal se ha apropiado del cerebro y su cráneo y es aquí donde se libra la batalla final. Cada vez que nos deshacemos de un error hay crucifixión.

Los tres días que estuvo Jesús en la tumba representan los tres pasos para vencer un error: Primero, no resistencia; segundo tomar la actividad divina o recibir la voluntad de Dios; tercero, la asimilación y cumplimiento de la voluntad divina.

Niego el yo personal para poder unirme al impersonal. Renuncio a lo mortal para lograr lo inmortal. Disuelvo el pensamiento del cuerpo físico para poder realizar cuerpo espiritual. Este es un proceso mental con efecto físico.

Afirmo: “Si; aunque ande por el valle de sombra de la muerte, no temeré mal alguno, ´porque tu estás conmigo; tu vara y tu cayado me confortan”.

abril 17, 2014

http://unitybaq.files.wordpress.com/2013/03/getsemani-2.jpg?w=600

Día 38, jueves. Leer Marcos 14:32-42

Getsemaní es simbólico de la lucha que tiene lugar dentro de nuestra consciencia cuando la Verdad se comprende como la única realidad. Es una condición que el hombre experimenta cuando reconoce que Dios es todo y tiene que estar dispuesto a sacrificarlo todo por Dios.

Hay siempre errores de pensamiento profundamente arraigados almacenados en la subconsciencia y por su propia cuenta se adelanta a crucificar el nuevo poder desconocido, el llamado el impostor, el Cristo que vive en nosotros. El Cristo parece ser capturado  por estos pensamientos que tratan de llevar a cabo sus fines en la oscuridad de la mente subconsciente. Pero el error sólo puede matar el error. El Cristo mismo puede ser mantenido en la oscuridad por algún tiempo, pero no puede consumirse. Lo que murió en la cruz cuando Jesús fue crucificado fue la personalidad; el Cristo se resucita a si mismo de las profundidades mismas de la subconsciencia y el error es ejecutado en la orca que preparó para destruir el ego espiritual recién nacido.

Este romperse y pasar de viejos erróneos estados mentales, y la preparación para los nuevos, es un proceso en la evolución de todos los que están siguiendo fielmente a Jesús. En todos los sistemas de concentración del pensamiento y alcance espiritual, la voluntad, la facultad ejecutiva, desempeña la parte principal. Así preparo mi consciencia para recibir estas nuevas ideas. Digo con Jesús: “”No mi voluntad, sino la Tuya”.

Percibo que nueva inspiración está fluyendo invariablemente en mi consciencia mientras afirmo: “Los viejos pensamientos erróneos han pasado. Soy un nueva criatura en Cristo”

-Charles Fillmore-

abril 16, 2014

comunion espiritual

Día 37, miércoles. Leer Lucas 22:1-23

“Y mientras comían, Jesús tomó el pan y lo bendijo y partió; y lo dio a los discípulos y dijo: “Tomad, comed, éste es mi cuerpo.” Y tomó una copa y dio gracias y se las y se las dio diciendo: “Bebedlo todo; porque ésta es  mi sangre del nuevo pacto.”

El primer paso al beber de la sangre y comer del cuerpo de Jesús es resolver toda esta Escritura en sus ideas originales. La única manera de apropiar ideas es por medio de la actividad suprema de la mente en oración.

El beneficio de tomar la comunión espiritual es el establecimiento de nuestra aceptación de Cristo cuya venida celebramos en nuestra mente y corazón. El pan usado en las iglesias simboliza sustancia que consideramos el cuerpo del Señor, un cuerpo de ideas espirituales;

y el vino que se usa simboliza Su Sangre, que consideramos vida o circulación de ideas divinas en nuestra  consciencia que purificará nuestra mente y corazón, y renovará nuestra fortaleza, librándonos de toda corrupción , pecado y mal, y haciendo surgir en nosotros la

abundante, ilimitada vida de  sustancia  y la vida en nuestra consciencia, fundimos nuestra mente con la Mente del Padre y hay una armonización de cada fibra de nuestro cuerpo con el cuerpo de Cristo, que es luz y vida. Del mismo modo que nuestro corazón se limpia de falsos pensamientos y creencias, y nos alimentamos de ideas vivientes, nuestros cuerpos toman la vida  y la luz de nuestra divinidad, y finalmente  se volverán luz viviente.

Afirmo: La pura vida y sustancia de Dios están constantemente renovando  y reconstruyendo Su santo templo.  

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.